Proponen pagar US$50 al día para el autoconfinamiento de los estadounidenses

Aunque algunas partes de Estados Unidos ya han comenzado a reabrir sus economías en medio de la pandemia de coronavirus, las autoridades de salud pública del país siguen pidiendo a los ciudadanos que permanezcan confinados hasta que la situación se pueda controlar, haya pruebas suficientes y un tratamiento.

Dieciséis funcionaros de la sanidad pública, incluidos el exadministrador de sistemas de gestión de contenidos (CMS, por sus siglas en inglés), Andy Slavitt, el excomisionado de la FDA, Scottt Gottlieb, y el excirujano general de Estados Unidos, Vivek Murthy, enviaron una carta a los líderes de su partido en el Senado y la Cámara de Representantes en la que se plantean una serie de disposiciones a ser consideradas en la próxima legislación sobre el coronavirus.

Una propuesta es proporcionar unos ingresos de apoyo en forma de 50 dólares al día para aquellos que se confinen voluntariamente. Se estima que la medida requeriría 30 000 millones de dólares para financiarlo durante el transcurso de 18 meses. 

Una niña se ajusta la mascarilla antes de salir a la calle por primera vez tras 42 días de confinamiento (Foto: Joaquín Gómez Sastre / NurPhoto a través de Getty Images).

“Un ingrediente clave para maximizar la capacidad de contener la COVID-19 es justamente la capacidad de ofrecer un ingreso de apoyo a individuos cuyas pérdidas de ingresos durante 14 días de confinamiento voluntario supone una barrera que les impide poder confinarse”, escribieron los funcionarios. “Estimamos que un 40 % de personas necesitarán una medida de apoyo económico para poder permitirse el autoconfinamiento”.

La carta agregaba que pagar a estas personas “un estipendio de 50 dólares al día (análogo al que se recibe prestar servicio como jurado federal) aumentará enormemente el éxito de los esfuerzos de contención y la capacidad de mantener una medida ampliada para abrir la economía”.              

Otras acciones propuestas en la carta incluyen ampliar el rastreo de contactos de la fuerza laboral, utilizar los hoteles vacíos para el confinamiento voluntario y derivar casos a médicos de atención primaria.

Estados Unidos encabeza la lista de países con más casos confirmados de coronavirus (David Foster / Yahoo Finance).

El confinamiento seguro ‘ayudará a reducir drásticamente la propagación de la infección’

Para aquellas personas que se confinan de forma voluntaria pero no lo pueden hacer en sus hogares, las autoridades ofrecen los hoteles vacíos como lugar para pasar el confinamiento durante los próximos 18 meses.

“Existen evidencias sustanciales que demuestran que la opción de confinarse voluntariamente y de forma segura ayudará a reducir drásticamente la propagación de la infección a la familia del individuo y, por tanto, la propagación de la infección en general”, decía la carta. “Creemos que el 14 % de las personas infectadas y los contactos expuestos necesitará una opción como esta”.

En la Ciudad de Nueva York, epicentro del coronavirus a nivel nacional, algunos hospitales han dado de alta a pacientes y los han mandado a hoteles vacíos en la ciudad para que se confinen voluntariamente y no supongan un riesgo de contagio para su familia. Según el New York Post, la Asociación de Hoteles de la Ciudad de Nueva York está trabajando para lograr un acuerdo que permita a los pacientes con coronavirus pasar la “convalecencia” en muchos de sus cerca de 300 hospitales.

Las autoridades sanitarias señalaron que esto maximizaría la capacidad de contención del virus y también proporcionaría el “estímulo tan necesario” para el gravemente golpeado sector hotelero. Esto costaría unos 4 500 millones de dólares.

Una cartera entrega la correspondencia junto a las persianas bajadas de unos comercios que siguen cerrados debido a los protocolos de distanciamiento social en Brooklyn, Nueva York (AP Photo / John Minchillo).

Rastreo de contactos

Se ha sugerido que aumentar el personal dedicado al rastreo o monitoreo de contactos de las personas infectadas es crucial para contener la propagación del virus. En Corea del Sur, un país elogiado por su respuesta al coronavirus, las autoridades recurrieron al rastreo de contactos para aplanar la curva y limitar la cantidad de personas expuestas. 

“Estimamos que el personal para el rastreo se debe ampliar en 180 000 trabajadores hasta que haya una vacuna segura y eficaz en el mercado”, decía la carta. “La fuerza laboral estimada se basa en la asunción de que habrá un número continuo pero decreciente de casos nuevos”.

Como parte del rastreo de contactos, la carta pide a los médicos de atención primaria que den un paso al frente para ser una fuente de referencia para el testeo y el rastreo de contactos. Estas acciones costarían un estimado de 12 000 millones de dólares. 

Catie Fee, izquierda, y Vivi Kirsh, ponen en práctica el distanciamiento social y llevan puestas mascarillas mientras están sentadas en un banco en el centro de Davis, California, el lunes, 27 de abril de 2020 (AP Photo / Rich Pedroncelli).

‘Un impacto considerable en la economía’

El coste total de las disposiciones incluidas en la carta se estima en 46 500 millones de dólares. Las autoridades sanitarias proponen que se financie con subvenciones unitarias a los estados y territorios dos veces al año y que se base en el recuento de casos previstos, la capacidad de hacer pruebas y otras herramientas de datos. 

El dinero que no se gaste irá al Tesoro una vez que haya una vacuna disponible y el virus se haya contenido por completo.

“Creemos que el impacto directo de esta inversión, junto a una infraestructura adecuada de testeo y contención que vincule a los profesionales sanitarios con los negocios, tendrá un impacto considerable en la economía, permitiendo a los ciudadanos de Estados Unidos una vuelta segura y rápida al trabajo, creando empleo, estabilizando nuestro sistema de atención sanitaria y estimulando el sector hotelero”, decía la carta.

Noticias relacionadas

Adriana Belmonte