Autoridades rusas mejoran su pronóstico y estiman una caída del PIB por debajo de 3%

Pese a las consecuencias económicas de la guerra en Ucrania, en parte por las sanciones impuestas por algunos países occidentales, el vice primer ministro de Rusia, Andrei Belousov, informó el 29 de agosto que la caída del PIB ruso para el 2022 estaría por debajo del 3%. No obstante, el optimismo de las autoridades contrasta con la realidad del ciudadano común que, de acuerdo con la publicación catarí 'Al Jazeera', está disminuyendo su capacidad de compra por la inflación.

El Gobierno ruso prevé que la contracción en su Producto Interno Bruto (PIB) podría estar por debajo de las estimaciones de los organismos internacionales de y las propias instituciones gubernamentales, como el Banco Central, al situar el crecimiento en un rango entre 2 y 3% para el presente año.

"El panorama general de la economía ahora es mejor de lo que parecía antes. Si resumimos todas las conclusiones y tendencias puedo decir que este año, muy probablemente, los resultados económicos generales, medidos por la dinámica del PIB, muestran una recesión menor al 3%, y siendo más específico será de un poco más del 2%”, dijo Andrei Belousov, vice primer ministro ruso.

El anuncio mejora los primeros datos del Banco de Rusia, cuando pronosticó en abril una contracción entre los ocho y diez puntos porcentuales. También la previsión del Ministerio de Economía, que el 17 de agosto refirió una caída de 4,2%.

Belousov informó que existe una reactivación de la demanda interna asociada a la reducción en la tasa de interés por parte del Banco Central.

En cuanto a la inflación, el Gobierno ruso estima que el indicador se ubicará en un rango entre el 12 y el 13%, un dato por debajo del 13,4% anunciado por el Ministerio de Economía.

Por otro lado, la publicación catarí 'Al Jazeera' muestra un reportaje en donde una parte de la población ha modificado sus patrones de consumo debido a los altos precios. Sin embargo, refiere el texto, esa población consultada se muestra optimista respecto a que Rusia podría comenzar a producir bienes que actualmente son importados y no están llegando al país a consecuencia de las sanciones.

Con EFE y medios locales