Autores de "La sanidad en llamas": La política ha pesado más que la salud

·2 min de lectura

Madrid, 9 jun (EFE).- Los doctores Miguel Ángel y Julio Martínez-González, hermanos y autores del libro "La sanidad en llamas", critican la gestión de la pandemia de coronavirus en España y consideran que las motivaciones políticas han tenido más peso que los intereses de la salud pública y la ciencia.

Miguel Ángel, como epidemiólogo, y Julio, como médico internista del Hospital Carlos de Haya de Málaga, han vivido en primera fila esta crisis sanitaria y así lo reflejan en el libro (Editorial Planeta), que hace un recorrido por la primera y segunda ola de coronavirus.

En una entrevista con EFE, ambos reiteran que España tardó en reaccionar al no cerrar fronteras, no hacer test de diagnóstico, no obligar antes a usar la mascarilla y no organizar desde el principio los rastreos de contactos de positivos y su aislamiento.

"Todo esto lleva a que el incendio se extienda y que la sanidad esté en llamas", asegura el epidemiólogo, catedrático de Salud Pública de la Universidad de Navarra y uno de los coordinadores de Predimed, el mayor estudio sobre los beneficios de la dieta mediterránea.

En su opinión, "unos y otros tendrían que haber aparcado las luchas personalistas y haber llegado a un gran pacto nacional con figuras con reputación y suficiente autoridad".

Respecto al papel desempeñado por Fernando Simón al frente de la gestión de la pandemia responde: "Es difícil, yo también hubiera cometido errores, pero llega un momento en el que uno debe dimitir. Hay que renovar caras por el bien de la población".

"Han querido dar la imagen -añade- de que controlaban la situación y por eso ocultan las muertes, se han falseado las cifras".

Desde las urgencias del citado hospital malagueño, Julio Martínez-González vivió la primera ola sin equipos de protección y sin pautas científicas fiables sobre cómo tratar la covid y su evolución, momentos duros con los pacientes y con la presión hospitalaria.

"Además de los sanitarios muertos, nos ha afectado psicológicamente, sufrimos depresión, estrés, desazón, desconfianza...", asegura el también representante sindical de UGT en el citado hospital público.

Subrayan que las vacunas "son los extintores" contra este incendio, pero creen que el ritmo no es todo lo rápido que se desearía ya que debería estar vacunada el 70 % de la población española a las puertas del verano y no al final.

Según el epidemiólogo, sería conveniente seguir con las mascarillas, "aunque quizá no sean necesarias en lugares abiertos y con dos metros de distancia" y pide precaución ante la desescalada de medidas restrictivas.

"La segunda ola, tras el verano de 2020, fue fruto del triunfalismo", avisa, a la vez que considera que la normalidad no llegará hasta la próxima primavera.

Los doctores no dudan de que llegarán nuevas amenazas y para eso es necesario tener un plan de pandemias, una reserva estratégica de material y reforzar la atención primaria y la salud pública.

(c) Agencia EFE