El egoísmo de Austria con las vacunas: o más dosis o bloqueo

Javier Taeño
·5 min de lectura

Tras más de un año de coronavirus, la llegada de las vacunas ha dado esperanza para poder acabar con la pandemia. Sin embargo el proceso de vacunación en el continente europeo está siendo lento por la escasa disponibilidad de dosis, lo que ha provocado las primeras fisuras en la Unión Europea.

Si bien fue muy aplaudida la compra conjunta de vacunas por parte de la Comisión Europea para evitar guerras y tensiones entre los países miembros, en cuanto que han surgido las primeras dificultades han hecho su aparición las fricciones.

Sebastian Kurz, canciller de Austria, amenaza con bloquear la compra de nuevas dosis si no recibe más vacunas. (Photo by ROLAND SCHLAGER/APA/AFP via Getty Images)
Sebastian Kurz, canciller de Austria, amenaza con bloquear la compra de nuevas dosis si no recibe más vacunas. (Photo by ROLAND SCHLAGER/APA/AFP via Getty Images)

Primero fueron países como Hungría o Eslovaquia los que se desentendieron de la estrategia europea y decidieron comprar dosis de la vacuna rusa Sputnik V. Ahora el pulso lo está protagonizando Austria, que ha subido la apuesta: o recibe una mayor proporción de inyecciones de las que le corresponden o bloqueará la compra europea de 100 millones de vacunas adicionales a Pfizer.

Dicho de otro modo, o me salgo con la mía o toca que todos os fastidiéis. Una postura egoísta que va en contra de algunos de los principios sobre los que se asienta la Unión Europea como la generosidad o la solidaridad.

Ante la falta de vacunas, la Comisión Europea está tratando de encontrar más que ayuden a impulsar los programas de vacunación en los países miembros. El acuerdo al que llegó con Pfizer recogía la adquisición de 500 millones de dosis y dejaba abierta la puerta a ampliarlo en 100 millones más para finales de 2021. 

La fecha límite para tomar la decisión es mediados de abril y tiene la ventaja de que el fabricante estadounidense se ha comprometido a administrar 10 de los 100 millones antes del 30 de junio. Todo parecía perfecto hasta la intromisión de Austria.

Y es que el canciller del país Sebastian Kurz está defendiendo que los austriacos reciban una mayor proporción de vacunas. Cabe recordar que el sistema actual de reparto se hace de manera proporcional entre los estados miembros en función de su población. Un sistema justo para garantizar que todos los países puedan alcanzar el 70% de vacunados al mismo tiempo y que evita que haya una Europa a dos velocidades.

La Comisión puede comprar más vacunas de Pfizer si Austria no se opone. (Photo by Europa Press News/Europa Press via Getty Images)
La Comisión puede comprar más vacunas de Pfizer si Austria no se opone. (Photo by Europa Press News/Europa Press via Getty Images)

Sin embargo, Austria ha roto la baraja y exige recibir más dosis de las que le corresponden. De lo contrario, asegura que no darán su visto bueno a la llegada de las dosis de Pfizer. Hay que señalar que en la Unión los acuerdos se alcanzan por unanimidad, es decir, un único país puede bloquear la decisión que hayan tomado los 26 restantes. Un chantaje en toda regla que ha provocado indignación entre los diplomáticos.

Según cuenta Politico, hay mucho enfado con Austria por su escasa consideración hacia el resto de países. Frases como “están dispuestos a poner en peligro la vida de 50 millones de europeos” o “la solidaridad es una calle de sentido único en Viena”, se han escuchado en los pasillos de Bruselas.

Más allá de las dosis en función de la población, la Unión también ha estado sondeando la posibilidad de poder hacer entregas especiales a países necesitados. En estos momentos, son Letonia y Bulgaria, pero Austria no está en esta lista.

Y es que al país liderado por Kurz no le está yendo nada mal de momento ni en distribución de vacunas ni en casos de coronavirus, tal y como han señalado las fuentes diplomáticas. Aunque el comienzo de la vacunación fue lento, lo cierto es que actualmente Austria está entre los diez países que más vacunas administran en el continente al día, mientras que los casos diarios se encuentran por debajo del promedio de la Unión. 

Por tanto, la situación es estable, lo que muestra que el pulso no se basa en las necesidades reales, sino en un intento de romper con el equilibrio que ahora mismo rige en el continente.

Un funcionario austriaco preguntado al respecto no ha negado la amenaza de su país y ha asegurado que República Checa, Croacia, Eslovenia, Letonia o Bulgaria apoyan sus esfuerzos en el marco europeo.

La vacunación en Austria avanza a buen ritmo. (Photo by JOHANN GRODER/APA/AFP via Getty Images)
La vacunación en Austria avanza a buen ritmo. (Photo by JOHANN GRODER/APA/AFP via Getty Images)

La sugerencia austriaca de bloquear la compra de vacunas de Pfizer ha hecho que el asunto cobre un matiz jurídico, al tiempo que los expertos estudian si realmente tiene la capacidad de impedirlo o no, ya que al tratarse de un anexo del contrato general (que sí fue aprobado) quizás la interferencia austriaca no afecte para nada.

Por el momento sigue habiendo dudas sobre cómo se repartirían esos 10 millones nuevos. Mientras que en general parece haber un cierto consenso en que entre 1 y 2 millones deben ir para países con mucha necesidad de vacunas (Croacia, Bulgaria, Letonia, Estonia y Eslovaquia), algunos estados como Polonia rechazan que se repartan dosis sin tener en cuenta a la población como hasta ahora.

Cabe recordar por otro lado que Austria rechazó en un primer momento comprar todas las dosis que le correspondían de Pfizer y apostó fundamentalmente por AstraZeneca para inmunizar a su población, cuyo suministro ha tenido graves problemas.

Una de las soluciones que está estudiando el país austriaco es adquirir 100 millones de dosis de la vacuna rusa Sputnik V. Habrá que ver cómo termina este enfrentamiento y si finalmente Austria se termina saliendo con la suya.

EN VÍDEO I Puntos de vacunación en mitad de la calle para cualquier ciudadano: así avanza Israel hacia la inmunización

Más historias que te pueden interesar: