Austria conmemora a las víctimas mortales que ha dejado el Covid-19

·2 min de lectura

Con una manifestación silenciosa, cerca de 30.000 personas en Viena conmemoraron este domingo 19 de diciembre a las casi 13.500 víctimas que ha se ha cobrado el coronavirus en Austria desde el inicio de la pandemia.

Un silencio profundo a lo largo de una de las principales avenidas de Viena se sintió este domingo 19 de diciembre. Se trató de un acto en memoria de todas las víctimas mortales que ha dejado la pandemia de Covid-19 en Austria.

Miles de personas se reunieron en la vigilia y, durante diez minutos, levantaron velas y luces de todo tipo al cielo para conmemorar a las personas fallecidas.

La iniciativa, que contó con el apoyo de organizaciones civiles, religiosas y de derechos humanos, se organizó después de una serie de manifestaciones de los críticos y negacionistas de la pandemia que, este año, lograron convocar a miles de personas en las calles.

En dichas manifestaciones, muchos de los participantes eran simpatizantes de extrema derecha que han demostrado su rechazo a las restricciones en la vida pública diseñadas para frenar la pandemia, así como también a la vacunación obligatoria el próximo año.

Esta última medida convierte por ahora a Austria en el único país europeo en imponer la inmunización. De no estar vacunada, la persona enfrentará multas de hasta 4.050 dólares.

En noviembre, el país europeo fue uno de los más afectados por el Covid-19 en el continente, lo que obligó al Gobierno a introducir una serie de restricciones y un confinamiento general que terminaron esta semana de forma gradual.

Las medidas ayudaron a reducir los contagios en los últimos días, sin embargo, expertos ya advierten de la llegada de la variante ómicron, mucho más contagiosa que la variante delta.

Además, el Gobierno anunció esta semana otras restricciones para aquellos que quieran ingresar al país. A partir de este lunes 20 de diciembre, las personas que entren a Austria, entre nacionales y extranjeros, tendrán que disponer de un certificado de vacunación válido, haber superado la enfermedad o de lo contrario, someterse a un aislamiento de diez días que puede romperse con una prueba PCR tras cinco días.

“Estas normas de entrada más estrictas plantean grandes retos, especialmente para las personas que viajan al extranjero durante las vacaciones de Navidad. Sin embargo, son necesarias especialmente en este momento para contrarrestar la propagación de Ómicron en Austria”, declaró el ministro austríaco de Salud, Wolfgang Mückstein.

El Gobierno austriaco incluyó también a Angola, Zambia y Malaui entre los países con los que quedan prohibidas las conexiones aéreas directas.

Con EFE y Reuters

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente