Australia ve “inaceptable” trato a escritor detenido en China por espionaje

Australia calificó este lunes como "inaceptables" las condiciones en las que se encuentra el escritor de origen chino nacionalizado australiano, Yang Hengjun, detenido desde de enero en China acusado de espionaje.(Tailandia) EFE/EPA/NARONG SANGNAK/Archivo

Sídney (Australia), 2 dic (EFE).- Australia calificó este lunes como "inaceptables" las condiciones en las que se encuentra el escritor de origen chino nacionalizado australiano, Yang Hengjun, detenido desde de enero en China acusado de espionaje.

La ministra de Exteriores australiana, Marise Payne, se mostró hoy "muy preocupada" por la información recibida tras una visita consular al detenido que reveló maltratos e interrogatorios diarios.

“Las circunstancias de su detención incluyen el aumento de su aislamiento respecto al resto del mundo, la restricción de las comunicaciones con su familia y amigos, la reanudación de los interrogatorios diarios y su encadenamiento”, dijo Payne en un comunicado.

"Esto es inaceptable", añadió la canciller.

La defensa legal de Yang, un bloguero y activista a favor de la democracia en China, denuncia que las autoridades chinas le someten a este maltrato para forzarle a confesar los delitos de espionaje que le atribuyen y que se castigan hasta con la pena de muerte.

Yang, un exfuncionario del ministerio de Exteriores de China, fue detenido en la ciudad china de Cantón, cuando realizaba una escala de camino a Australia, y desde entonces había estado bajo una especie de "arresto domiciliario" sin que se haya revelado el lugar en el que se encontraba y sin que se le formularan cargos.

Payne señaló que el gobierno australiano ha solicitado a China que explique los cargos que pesan contra Yang y que se respete su derecho a un acceso básico de justicia, un juicio justo y un trato humano de acuerdo a las normas internacionales.

“Esto no ha llevado a ningún cambio sustancial de su trato”, precisó la jefa de la diplomacia australiana.

Pekín -que hace tres meses confirmó al gobierno australiano que Yang fue acusado formalmente de espionaje el 23 de agosto- asegura que los derechos del detenido están garantizados y advirtió a Australia de que respete su soberanía judicial y deje de interferir en la gestión de sus casos.

Yang, quien trabajaba en la Universidad de Columbia y residía con su familia en Nueva York, se enfrenta a entre tres años de cárcel y la pena de muerte de ser hallado culpable de espionaje en China, país con un sistema judicial opaco.

China cuenta con un largo historial de detenciones de disidentes, algunas de ellas mientras residían en el extranjero, para acusarles más tarde de diferentes delitos.