Australia desestima el caso de las supuestas trasferencias contra Pell

Agencia EFE
·2 min de lectura

Sídney (Australia), 13 nov (EFE).- Las autoridades australianas han desestimado por falta de pruebas el caso de las supuestas transferencias de fondos enviados desde el Vaticano para apoyar a la acusación por pederastia contra el cardenal George Pell, que fue finalmente absuelto.

La comisión anticorrupción (IBAC, siglas en inglés) ha sido la última agencia gubernamental en rechazar el caso, aunque precisa que podría iniciar una investigación si se presentan evidencias sobre este asunto que afecta a otro cardenal, el italiano Angelo Becciu, supuesto enemigo de Pell.

"La IBAC ha revisado la información y encontró que no se ha alcanzado el umbral para empezar las pesquisas o una investigación. Solo se iniciaría una investigación si hay nueva información convincente y relevante para la jurisdicción de la IBAC", señaló la agencia en un comunicado el miércoles.

La IBAC precisó que la información que ha recibido se basa en información de los medios de comunicación que "en la mayoría de los casos, es raramente suficiente para iniciar una investigación".

La información, publicada por medios italianos, consiste en el supuesto envío por parte de Becciu de 700.000 euros (unos 826.000 dólares) a Australia para ayudar a la parte acusatoria contra el australiano Pell, otrora tesorero y ex "número tres" del Vaticano.

El caso fue primero enviado al Centro de Análisis e Informes de Transacciones Australiano (AUSTRAC), que a su vez lo derivó a la Policía Federal y del estado de Victoria, que no vieron indicios para iniciar una investigación.

Sobre el cardenal italiano también recae la sospecha de malversación por enviar fondos vaticanos a la cooperativa de su hermano.

Los abogados de Becciu, a quien el papa Franciscó obligó en septiembre a renunciar a su cargo de prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos y a los derechos del cardenalato, mantienen la inocencia de su representado.

Pell fue condenado a seis años de prisión por pederastia en 2019, pero el Tribunal Superior de Australia, la máxima instancia judicial en el país, lo absolvió el pasado abril.

El cardenal, que pasó 13 meses en prisión, viajó a finales de septiembre al Vaticano por primera vez tras el proceso judicial y el 12 de octubre se reunió con el papa Francisco.

(c) Agencia EFE