Hacia un aumento de tasas en el debut de Powell en la Fed

Virginie MONTET

El presidente de la Reserva Federal de EEUU Jerome Powell ante un comité del Senado el 1 de marzo de 2018

El nuevo presidente de la Reserva Federal estadounidense (Fed), Jerome Powell, culminará su primera reunión monetaria el miércoles con un aumento de las tasas de interés, cuando la economía del país es estimulada por la política de Donald Trump.

"Es casi seguro" que la Fed aumentará sus tasas en un cuarto de punto porcentual, para ubicarlas en el rango de 1,50% a 1,75%, dijo a la AFP Tim Duy, profesor de economía en la Universidad de Oregon y especialista de la Fed, reflejando la visión general de los mercados.

Pero los actores financieros estarán especialmente atentos a las nuevas proyecciones económicas de la Fed, que deberían mejorar el pronóstico de crecimiento e incluso de la inflación. Powell realizará su primera conferencia de prensa el miércoles a las 18H30 GMT.

También existe la posibilidad de que los miembros de la Fed revisen su estimación del número de aumentos de tasas futuros. "Se moverá hacia cuatro aumentos este año" en lugar de tres, afirmó Duy.

Otros analistas son más cautelosos y creen que la Fed esperará para ver si la inflación se reafirma antes de señalar esta aceleración.

La opinión sobre la coyuntura parece haber cambiado en Estados Unidos desde la partida de Janet Yellen a comienzos de año.

Con el estímulo fiscal de los recortes de impuestos y el aumento del gasto público (especialmente militar) en un momento en que la economía está cerca del pleno empleo, la Fed ha comenzado a hablar de "sobrecalentamiento".

Aunque en un discurso frente al Congreso Powell evocó esa palabra por defecto, al decir que el banco central continuaría actuando gradualmente sobre las tasas "para evitar que la economía se sobrecaliente", la advertencia hizo mella.

Ante los signos de aumentos de precios, Wall Street comenzó hace cinco semanas un período de volatilidad que no se había visto en dos años. El Libro Beige de la Fed, que se basa en encuestas empíricas y no en estadísticas, "muestra los signos más fuertes de aumentos salariales no vistos desde la crisis", dice la economista Diane Swonk, de Grant Thornton.

Lael Brainard, gobernadora de la Fed designada por Barack Obama, resumió la situación: "En muchos sentidos, el entorno macro-económico actual es inverso al de hace dos años. Antes, los fuertes vientos en contra minaban el ritmo de la recuperación y pesaban sobre la conducción de la política monetaria. Hoy (...) lo opuesto podría ser cierto", dijo, implicando que las tasas podrían subir más rápido.

La política fiscal de Trump apunta a acelerar el crecimiento por encima del 3% (fue de 2,5% anual en el 4T) cuando ya es difícil para las empresas encontrar empleados competentes, dada la baja tasa de desempleo (4,1%).

- Estímulo de la economía -

Para algunos, estimular la economía a través de recortes tributarios (especialmente en empresas) revela "una experimentación un poco loca", señala Joseph Gagnon, del Instituto Peterson de Economía Internacional.

"Impulsará la economía, presionará a la inflación y tendremos las tasas de interés más altas", resume.

"No hemos tenido esta experiencia en Estados Unidos en 50 años", en tiempos de Richard Nixon, "y terminó mal", con hiperinflación y el llamado al rescate por parte de Paul Volcker en la Fed.

El antídoto es aumentar el costo del crédito, pero esto es malo para consumidores y empresas porque los préstamos son más caros.

A esto se agregan la guerra comercial y los impuestos al acero importado, que han suscitado críticas globales. Nadie está seguro del impacto de esas medidas, que ralentizan la actividad al crear incertidumbre en las empresas o que crean inflación.

"Por ahora, no hay nada seguro acerca de esta guerra comercial y la Fed no debería apuntar con el dedo a los impuestos proteccionistas en su declaración", dice Duy.

"Dudo que los miembros del Comité Monetario quieran ser vistos como opuestos al gobierno, porque tampoco querrán que la administración meta su nariz" en la conducción de la política monetaria, señala.