Aumentan los muertos por el auge de la violencia tribal desatada en Sudán

·3 min de lectura

Desde el pasado viernes escala el conflicto en la región de Darfur, en el oeste del país africano, luego de que los asesinatos de dos agricultores de la comunidad árabe en manos de hombres de la tribu africana de Masalit diera curso a agresiones que ya se cobraron la vida de alrededor de 200 personas. El Comité de Médicos sudanés informó que 176 civiles murieron, pero los números aumentan.

La crecida violenta de las tribus en el oeste de Sudán ha arrojado la muerte de cerca de 200 civiles y han herido a más de un centenar, según informaron este miércoles las fuentes oficiales, en uno de los actos más sanguinarios en los últimos años en la región.

Los hechos acontecidos en Darfur comenzaron el pasado viernes, cuando hombres armados de la tribu africana Masalit asesinaron a dos pastores de la colectividad árabe. Como respuesta, miembros de la comunidad árabe atacaron a la africana y esas agresiones de ampliaron hacia la capital del Estado.

Este miércoles, el Comité de Médicos sudanés (CCSD, según las siglas en inglés) subió la cifra de muertos a 176 personas y otras 220 están laceradas después de enfrentamientos armados que se produjeron en Darfur Occidental. El CCSD detalló que “algunos cuerpos fueron enterrados sin autopsias ni informes”.

El gobernador del estado del oeste, Khamis Abdullah, afirmó en diálogo con medios locales que la cantidad de bajas ya superó las 200, con más de 100 heridos y destruyeron varias instalaciones estatales.

Además, detalló que el Gobierno “mandó una brigada del Ejército apoyada con tanques para proteger la zona, frenar la violencia y prevenir otros ataques”. Aseguró que la “tranquilidad” se reinstauró en la zona de Kreinik.

El Comité de Médicos advirtió que solamente hay dos hospitales habilitados en la ciudad, uno militar y otro privado, por lo que tuvieron que “trasladar los casos críticos a otros estados” por la escasa disponibilidad en Geneina, capital de Darfur Occidental.

Entretanto, decenas de miles de personas decidieron abandonar sus hogares debido a la inseguridad, los ataques y los enfrentamientos, indicó el Consejo Noruego para los Refugiados. Sin embargo, las agresiones también se han desplazado hacia los estados aledaños de Darfur del Norte y del Sur.

La violencia en Sudán puede generar graves secuelas en el mediano plazo dado que la situación actual ha condicionado la temporada de cosecha y puede ocasionar que en septiembre exista la inseguridad alimentaria aguda para 18 millones de personas y crisis económica.

El historial de conflictos en Darfur se origina en el inicio del siglo, cuando estalló una guerra civil de tintes étnicos entre 2003 y 2008, que propició la muerte de más de 300.000 personas y 1,8 millones de desplazados y en los últimos años, los problemas entre tribus también han reflorecido.

La alta comisionada de la ONU para los derechos humanos, Michelle Bachelet, instó a las autoridades nacionales sudanesas a proteger a la población de Darfur y a tomar medidas para prevenir futuros brotes de violencia.

Con EFE y Reuters

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente