Aumenta la presión sobre Rusia al comienzo de la cumbre del G20 en Bali

Comienza la cumbre del G20 en Bali aumentando la presión sobre Rusia para que ponga fin a la guerra en Ucrania. Las potencias occidentales, con Estados Unidos a la cabeza, intentan convencer al resto de los miembros del club para aislar diplomática y económicamente a Moscú.

Provocar otra Guerra Fría

El presidente indonesio Joko Widodo, advertía en su discurso de inauguración que si la guerra no acaba el mundo no podrá avanzar y provocará otra Guerra Fría.

Se espera que la declaración final contenga una condena mayoritaria contra el régimen de Vladímir Putin, que no ha acudido a la cita.

Reunión de Macron y Xi

Entre las reuniones bilaterales previas destaca la de los presidentes de Francia y China, que ha evitado criticar públicamente a Rusia, aunque no le proporciona armas.

"Han mencionado el tema del clima, por citar solo uno y probablemente el más importante", decía Emmanuel Macron. "Pero también las crisis internacionales como la guerra comenzada por Rusia en Ucrania, para la que el G20 constituye un formato apropiado".

China pide acabar con las sanciones unilaterales

Xi Jinping ha pedido no convertir cuestiones como la comida y la energía en un arma, así como la eliminación de las sanciones unilaterales y las restricciones en la cooperación científica o tecnológica.

Joe Biden calificó de conciliadora la actitud de Ji en la primera reunión cara a cara entre ambos dirigentes. Hablaron, dijo sobre Taiwán y los derechos humanos, además de Ucrania.

El primer ministro de La India, Narendra Modi, ha urgido a sus socios conseguir cuanto antes un cese el fuego en Ucrania porque los estragos que está causando afectan, sobre todo, a los países más pobres.

Por su parte, Amnistía Internacional ha reclamado garantías para poder manifestarse durante la cumbre sin sufrir represalias por parte del régimen de Indonesia.