Auge del transporte de mercancías con veleros a través de las rutas de los marineros del siglo XVI

La lucha contra el cambio climático pasa por la reducción del dióxido de carbono que se libera a la atmósfera. Y una manera de disminuirlo es sustituir la quema de combustibles fósiles como el carbón, el petróleo o el gas. ¿Se imaginan transportar mercancías en veleros? Pues lo está haciendo una empresa francesa desde hace más de diez años, con 64.000 millas náuticas recorridas se han ahorrado 1.500 toneladas de CO2.

“Esta idea nace de una doble constatación; por un lado, el viento en alta mar es abundante, frecuente y desde hace unos años es predictible. Por otro lado, el transporte marítimo es muy interdependiente del petróleo y es muy difícil que prescinda del carbono por razones tecnológicas y comerciales”, explica la bogotana Diana Mesa, co fundadora de esta empresa llamada Towt.

Viendo este panorama, se pusieron el reto de crear un transporte de mercancías sin gasóleo, responsable y ecológico. El primer barco que fletaron junto a su socio Guillaume Le Grand fue en 2011, era una embarcación neerlandesa que se llamaba ‘Tres Hombres’ de 1943. Transportaron cervezas biológicas del estuario de Exe, en Reino Unido, a la región francesa de Bretaña.

Desde entonces han transportado café colombiano, ron, tés, vinos o chocolate como se hacía antiguamente, sólo a vela, con la fuerza del viento; y sin motor. “Son rutas que son históricas que se utilizan desde hace mucho tiempo. Por ejemplo, para el café la ruta está relacionada con los vientos alisios que es como una autopista en alta mar. El año pasado transportamos un café de Colombia que cargamos en diciembre y fue descargado en marzo en Burdeos”, explica Mesa.


Leer más sobre RFI Español