Los audios del comisionista Luceño al Ayuntamiento: "Ahora sí que me debes... una medallita"

·2 min de lectura
El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, en una foto de archivo. (Photo: Gustavo Valiente/Europa Press via Getty Images)
El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, en una foto de archivo. (Photo: Gustavo Valiente/Europa Press via Getty Images)

El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, en una foto de archivo. (Photo: Gustavo Valiente/Europa Press via Getty Images)

Continúan saliendo a la luz más detalles de cómo se desarrolló la relación de los empresarios en el escándalo de las comisiones millonarias de los contratos de venta de material sanitario al Ayuntamiento de Madrid. Este jueves han sido revelados una serie de audios del empresario Alberto Luceño al alto cargo del consistorio Elena Collado, unas grabaciones a las que ha tenido acceso El País y que apuntan a que trató de tranquilizar cuando comenzaron a detectarse irregularidades.

Entre estas notas de voz de WhatsApp, se encuentran mensajes en los que Luceño incluso llega a sugerir la posibilidad de recibir una medalla civil, insinuando la importancia de sus gestiones, por las que supuestamente recibió se llevó comisiones millonarias derivadas de casi el 50% del coste total de los productos. “Ahora sí que me debes... una medallita me vendría bien... una medallita civil”, le dice el empresario a Collado en un audio del 9 de abril de 2020.

No solo eso, en los audios también se han detectado ciertas presiones, centradas todas ellas después de que se conociese la baja calidad del material recibido, una cuestión que se resolvió por parte de los dos empresarios renunciando a cuatro millones de euros de comisión. Sin embargo, ese fue un detalle que supuestamente desconocían en el Ayuntamiento y que creyeron que se trataba de una reducción del precio del material.

En la siguiente conversación, iniciada a las 17.31 horas del 8 de abril, se recogen todos estos supuestos:

—[Elena Collado]: ¿A qué hora van a hacer la transferencia [de devolución]?

—[Alberto Luceño, en un audio]: Elena, no sé la hora de la transferencia. Es decir, ya han hecho la carta, ya van a enviar la factura y el hombre se levantará, y cuando se levante irá al banco y me mandará la transferencia. Muy importante que me des salida a lo de los test porque ya no podemos esperar.[...] Tenemos que sacar la mercancía ya, porque ya la fábrica no aguanta.

Conversación entre Collado y Luceño del 8 de abril, a la que ha tenido acceso ‘El País’.

Según dicho medio de comunicación, estas conversaciones se mantuvieron durante un período de 16 horas ‘frenéticas’ para gestionar la devolución de los cuatro millones de euros al Ayuntamiento de Madrid.

Elena, yo creo que no entendéis el sistema. Vosotros, para hacer una transferencia, tardáis ocho días y pasáis por 25.000 gestiones. Y esta gente lo puede hacer en un día, con una sola gestión. Pero necesitan un documento... No una chapuza. Porque sino, si yo hago eso, estaréis otra vez con [lo de] la “estafa” de los cojones y toda la historia. Necesitan un documento con la firma de un señor que se haga responsable. Me dicen que firme yo y les digo que unas narices lo voy a firmar yo. ¿Tu lo firmarías? [...] Es un sinsentido. Se puede correr mucho, pero las cosas hay que hacerlas bien [...] No pasa nada, se va a intentar así. Pero es una chapuza. La gente allí trabaja, y aquí duerme y descansa porque es fiesta. Si queréis cobrar rápido, pues tendrá la gente que despertarse. Si no, se va hacer como se pueda. Pero no se puede hacer la transferencia porque se piensan que es un blanqueo”.

Extracto del audio del 8 de abril de 2020 de Luceño a Collado, al que ha tenido acceso ‘El País’.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente