Las audiencias de los Game Awards barren a las de los Óscar

La industria del juego es imparable, está incluso más fuerte que la de Hollywood.