El consuelo de los padres de la niña fallecida en el atropello a las puertas de un colegio a la conductora

·3 min de lectura

El pasado 4 de noviembre, un atropelló a las puertas de un colegio madrileño acababa con la vida de la pequeña María, de cinco años, y dejaba heridas a otras dos menores, Begoña e Isabel, de 10 años y 12 años. La autora del atropello fue una madre del propio centro. Los testigos de lo sucedido han contado que la madre de la niña fallecida y la conductora se abrazaron allí mismo. Ahora, solo unos días después de la tragedia, los padres de María han enviado una carta, publicada íntegramente por El Mundo y dirigida a todas las familias del Colegio Montealto, para agradecer las muestras de cariño, las oraciones y reiterar a la conductora que no fue su culpa.

El atropello se produjo a la salida del colegio Montealto en Madrid. (Foto: Captura de Google Maps)
El atropello se produjo a la salida del colegio Montealto en Madrid. (Foto: Captura de Google Maps)

La misiva está firmada por María y Àlex, los padres de la niña fallecida por el atropello ocurrido el jueves, y fue enviada este lunes. Agradecen todo el apoyo recibido por parte de familia, amigos, entorno e instituciones y mandan palabras de consuelo para la madre que conducía el coche que arrolló a su hija. Su misiva comienza con un mensaje de cariño para todos aquellos a los que va dirigida: “Os queremos”.

En ella explican que se sienten “abrumados por tantísimas muestras de cariño, pero como por el momento estamos metidos en nuestra cueva intentando curarnos unos a otros no sabemos ni la centésima parte de lo que estáis rezando”. Reconocen que son tantos los mensajes recibidos que no se ven capaces de leerlos todos “porque estaríamos todo el día llorando y no nos lo podemos permitir ya que tenemos otros cinco pequeños de los que hacernos cargo, además de que vuestros mensajes son cada cual más cariñoso y repleto de amor y Fe. Os aseguramos que vuestras oraciones nos sostienen”.

María y Álex no se olvidan en su carta de las otras dos niñas atropelladas y sus familias, pero tampoco de María, como se llama la conductora, a la que se refieren como “la madre que le ha tocado, a nuestro parecer, el peor trago del accidente y una vez más le repetimos que se abandone en el Señor para darse cuenta que no tiene culpa alguna y que aunque sea incomprensible Nuestro Dios lo ha permitido para sacar bienes mayores”. Cuentan que en el tiempo que estuvieron en el tanatorio velando a su hija, supieron de testimonios de “personas que estaban lejos de la Fe y que gracias a nuestra pequeña María han ido a rezar el Rosario a las iglesias y han salido muy reconfortados”.

Dan las gracias también a los efectivos del Samur, de la Policía y de los Bomberos que les atendieron “con tanto cariño y profesionalidad” y que les hace estar “orgullosos de mi patria”. También hay en la carta palabras de agradecimiento a los colegios y “a nuestra Madre la Iglesia que en nuestra diócesis de Madrid y muchas otras no han cesado en sus oraciones y muestras de apoyo”.

Dan gracias a Dios por su amigos y familia y resaltan la importancia de cuidarles. Además, cuentan que duermen con el peluche de su Mariquilla, como la llaman cariñosamente, y aseguran tener la certeza de que “está gozando más que nunca en el cielo porque era una disfrutona de la vida y yo creo que ella sabía que solo allí podía estar mejor con su verdadero Padre y su verdadera Madre. A nosotros nos queda el consuelo de pensar que hemos dado todo para que nuestra Mariquilla haya estado muy bien cuidada y achuchada. Y damos gracias a Dios por estos cinco maravillosos años que nos ha regalado con ella”.

Se despiden María y Álex con el mismo mensaje con el que arrancaba su cuarta, un “os queremos”.

EN VÍDEO | El despiste de una madre del colegio causó el atropello mortal en Madrid

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente