Atrapan a pandilleros que secuestraban, tatuaban y forzaban a prostituirse a inmigrantes en Houston y en Cancún

La justicia dio en Houston un severo golpe a una red de delincuencia trasnacional que, de acuerdo a las autoridades estadounidenses, traficaba y secuestraba a inmigrantes indocumentados y forzaba a sus víctimas a prostituirse en burdeles en Texas y en Cancún, México.

Las acusaciones contra presuntos miembros de la pandilla conocida como los Southwest Cholos incluyen, de acuerdo al periódico Houston Chronicle, 37 cargos por tráfico de inmigrantes, narcotráfico, venta ilegal de armas y tráfico sexual de menores, entre otros.

El complejo de apartamentos en el suroeste de Houston donde, de acuerdo a las autoridades, operaba un centro de prostitución de inmigrantes y narcotráfico. (Google Maps)

Las autoridades acusaron formalmente a 22 presuntos miembros de esa banda, y 13 de ellos ya se encuentran bajo custodia de las autoridades, según la televisora local KPRC. Los otros nueve, se afirma, se encuentran fugitivos, se les busca y podrían haber escapado a México. Los acusados son residentes de Houston y de otras ciudades de Texas, entre ellas Donna y Mission, ubicadas en la zona fronteriza con México en la región conocida como el Valle del Río Grande.

Se trataba de un grupo especialmente violento que tatuaba a sus víctimas con los apodos de sus pandilleros para identificarlas como su “propiedad” y ejercer severa presión y control sobre ellas. De acuerdo al Chronicle, los pandilleros usualmente ofrecían a indocumentados llevarlos a Estados Unidos y conseguirles empleo en restaurantes para que con ello pudieran pagar el costo que cobraban por el cruce, que en ocasiones podía ascender hasta a 40.000 dólares, como al parecer sucedió con inmigrantes de China.

Pero una vez enganchadas con la banda, los pandilleros retenían por la fuerza a sus víctimas, las obligaban a prostituirse en Houston y en Cancún.

Una joven de 14 años fue identificada entre las secuestradas. A quienes se negaban, los pandilleros lea amenazaban con agredir violentamente a sus familiares. Inmigrantes provenientes de varios países cayeron en sus redes –sus víctimas eran originarias de México, Centro América, República Dominicana, China y Brasil– y 16 personas retenidas por los pandilleros fueron halladas durante el operativo de detención, en los que participaron oficiales de la Policía de Houston, el Alguacil del Condado de Harris, el FBI, la DEA, la Agencia de Inmigración y Aduanas (ICE) y el Centro Antipandillas de Texas, de acuerdo al Chronicle.

Según la televisora KPRC, los acusados operaban principalmente desde un complejo de apartamentos ubicado en el suroeste de Houston. Allí, informó la televisora Fox News, además de forzar a sus víctimas a la prostitución los presuntos Southwest Cholos realizaban tráfico de metanfetaminas, heroína y armas.

Los delitos por los que los presuntos pandilleros han sido acusados acarrean, de ser hallados culpables, numerosos años de cárcel: prisión de por vida en casos de tráfico sexual, 20 años por tráfico de indocumentados, al menos 10 años por narcotráfico y 5 años por tráfico de armas.

Las operaciones de las que se acusó a los supuestos pandilleros de la banda Southwest Cholos se registraron durante años, pues de acuerdo a la acusación federal lo burdeles donde la pandilla prostituía a sus víctimas operaron entre 2009 y 2016. Y antes, al menos desde 2006, se habían documentado actividades violentas de los Southwest Cholos y otras pandillas latinas en el suroeste de Houston, los que, según relató entonces la revista Texas Monthly, cometían robos, traficaban drogas y se implicaban en rudas peleas.

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines