El Atlético de Madrid tropieza con el Lokomotiv de Moscú

·3 min de lectura

El Atlético de Madrid no pudo pasar del empate 0-0 con el Lokomotiv de Moscú este miércoles en la Champions, aunque los rojiblancos se mantienen en la segunda plaza del grupo A, con acceso a la siguiente fase.

Los colchoneros se encuentran a siete puntos del líder, el poderoso Bayern de Múnich, que se impuso 3-1 al Salzburgo en el otro encuentro de la llave, mientras aventaja en dos unidades al Lokomotiv, tercer clasificado.

El Atlético sigue mirando a los octavos de final, tras una noche marcada por la muerte de Diego Armando Maradona, al que se recordó al inicio del encuentro con un minuto de silencio, mientras la efigie del '10' aparecía en los videomarcadores del Metropolitano.

"Este día, en el momento que te cuentan 'se fue Diego', decís 'no, Diego no se puede ir', y seguramente quedará dando vueltas por todos los campos de fútbol porque ha sido y es el mejor del mundo", dijo el técnico rojiblanco, Diego Simeone, que recordó sus vivencias junto al astro argentino.

- Falta de contundencia -

Los rojiblancos salieron desde el inicio a por el partido frente al equipo ruso, que optó por cerrarse atrás para esperar sus oportunidades al contraataque y tratar de dormir el encuentro.

Tras el 1-1 en la ida en Moscú, el equipo ruso parecía conformarse con volver a puntuar, evitando una derrota, que podría complicarle la vida.

"Nos faltó contundencia, quizá algo de frescura, pero tuvimos continuidad, tuvimos ganas de hacerlo bien, cantidad de córners a favor, rompimiento por afuera, ocasiones para encarrirla el partido...", dijo Simeone.

Apenas había empezado a rodar el balón cuando Joao Félix falló en un remate en boca de gol con el balón paseándose por la línea de gol (3).

El joven luso tomó la responsabilidad ofensiva acompañado por Ángel Correa ante las ausencias de Luis Suárez, que dio positivo en covid-19, y de Diego Costa, baja por una trombosis en la pierna.

El Atlético, amo del balón, probó a acercarse por las bandas, especialmente por la derecha donde aparecían Kieran Trippier y Marcos Llorente para poner balones al área.

Correa remató en boca de gol un pase atrás de Llorente que despejó el meta Guilherme (12), que volvió a lucirse a disparo de Llorente (28).

"El portero de ellos ha estado bien", reconocía tras el partido, el centrocampista Saúl Ñíguez.

- El Atlético se apaga -

Guilherme fue el héroe de su equipo, al que salvó ante la avalancha de llegadas del Atlético de Madrid que hundió atrás a su rival, especialmente en la primera parte.

El equipo ruso salió más animado tras la pausa, llegando más a los dominios de Jan Oblak, pero sin llegar a poner en auténtico peligro al portero esloveno del Atlético de Madrid.

El Atlético bajó en intensidad, lo que llevó al técnico Diego Simeone a mover el banquillo para tratar de mantener la frescura del equipo.

Los cambios parecieron surtir efecto y el Atlético volvió a recuperar algo de su velocidad inicial en la circulación del balón.

Correa siguió desequilibrando en el área, pero el equipo rojiblanco chocaba una y otra vez con Guilherme.

Un rechace del portero del Lokomotiv lo aprovechó Koke para rematar en boca de gol, pero su tanto fue anulado por fuera de juego tras revisión por el videoarbitraje (68).

Stefan Savic trató de sorprender con un globo tras un barullo en el área, pero el balón se quedó demasiado corto (83).

En los últimos minutos, el Atlético se volcó sobre la portería contraria, pero sus insistencia no consiguió el premio del gol.

gr/mcd/dr