Atentado en un hospital militar de Kabul deja al menos 25 muertos y 40 heridos

·3 min de lectura

El ataque kamikaze con explosivos seguido por un tiroteo estremeció a Kabul, la capital de Afganistán, donde al menos una veintena de personas fueron asesinadas y hay decenas afectadas. El gobierno de los talibanes manifestó que la autoría del ataque está relacionada con el Estado Islámico, la mayor amenaza a la seguridad que enfrentan en la actualidad.

Este martes 2 de noviembre, Kabul fue escenario de un nuevo incidente violento que dejó una importante cantidad de fallecidos y heridos, algo que se ha hecho costumbre en los últimos meses. Esta vez se trató de un ataque suicida con explosivos y continuado por un tiroteo en un hospital militar de la capital afgana, alcanzando los 25 muertos y dejando a 40 lacerados, según informaron las autoridades.

Los talibanes le adjudicaron este acto al grupo yihadista del Estado Islámico, el cual apareció con diferentes golpes frecuentemente desde el arribo del nuevo gobierno talibán en agosto pasado y que son la mayor amenaza del régimen y su seguridad. Hasta el momento ningún grupo se adjudicó el hecho.

“Por desgracia tenemos 25 muertos en el ataque de hoy contra un hospital militar”, anunció un miembro talibán –desde el anonimato- a la agencia EFE y elevó la cifra de heridos a al menos 40.

Además, la fuente manifestó que la información inicial que manejan “sugiere” que este atentado “fue llevado a cabo por combatientes del Estado Islámico” y aseguró que ya está finalizado luego de que las fuerzas de seguridad neutralizaran a los terroristas.

Testigos civiles que estuvieron en el lugar, afirmaron que hubo disparos de armas de fuego y granadas de mano en el enfrentamiento contra la seguridad talibán.

Las explosiones se produjeron en la entrada del hospital militar Sardar Mohammad Daoud Khan, el principal centro militar de Kabul, situado en el corazón de la capital, con capacidad para 400 camas y a metros de la embajada de Estados Unidos y el Ministerio de Salud de Afganistán.

El EI ya había atacado el mismo hospital militar

En marzo de 2017, el centro sanitario sufrió un golpe similar al que recibió este martes. En aquella ocasión, reivindicada por el grupo yihadista, un atacante suicida se inmoló en la entrada del hospital.

Posteriormente ingresaron tres terroristas disparando a quemarropa. El incidente duró más de seis horas hasta que el último insurgente fue abatido por las tropas afganas. El saldo fue de más de 30 muertos y decenas de heridos.

Desde el pasado 15 de agosto, cuando los talibanes tomaron el mando, el EI se adjudicó atentados en ocho de las 34 provincias de Afganistán.

El que más daño causó fue el 26 de agosto en el aeropuerto de Kabul, que dejó a 170 víctimas mortales cuando intentaban huir del país en vuelos de repatriación.

Otro ataque de los ataques más mortíferos se produjo el 8 de octubre contra una mezquita chií el cual dejó 80 muertos y 100 heridos en Kunduz; una semana después, uno similar fue frente a la meridional Kandahar, con 60 fallecidos.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente