Un ataque de hutíes contra una planta petrolera saudita deja "un gran agujero" en un depósito

Anuj CHOPRA
·2 min de lectura

El gigante petrolero Aramco anunció el martes que un ataque de los rebeldes hutíes de Yemen a su planta de Yedá había hecho un "gran agujero" en el techo de un depósito de petróleo, provocando una explosión y un incendio que fue controlado rápidamente.

Los rebeldes yemenitas, que tienen el apoyo de Irán, dispararon el lunes un misil contra una planta de Aramco situada en Yedá, que provocó el incendio de un tanque.

"Hay grandes daños en el techo, un gran agujero de casi dos metros por dos metros", dijo el gerente de la planta, Abdullah al-Ghamdi, durante una visita de prensa organizada por la petrolera, algo poco frecuente en este compañía.

Un periodista de la AFP en el lugar vio el borde superior del tanque negro por el fuego y las rampas deformadas por el calor.

"El incendio fue extinguido en un tiempo muy corto", explicó el gerente de la planta y confirmó que no hubo víctimas.

- "Resistencia" -

La planta, que tiene 13 depósitos, suministra al oeste del país productos refinados, incluido queroseno.

Aramco es la principal fuente de ingresos de Arabia Saudita y es clave para el país, el mayor exportador de petróleo crudo del mundo.

La empresa salió a bolsa en Riad en diciembre y su capitalización bursátil llegó a superar los 1,5 billones de dólares.

El ministro de Relaciones Exteriores británico Dominic Raab condenó el atentado que "contradice las pretensiones de los hutíes de poner fin al conflicto" en Yemen. "Los hutíes deben detener su agresión y trabajar con Naciones Unidas para lograr la paz", dijo en Twitter.

Los hutíes intensificaron los ataques contra Arabia Saudita, que lidera una coalición militar en Yemen desde 2015 para apoyar a las fuerzas del gobierno contra los rebeldes.

En septiembre de 2019, los ataques a las instalaciones de Aramco en el este de Arabia Saudita causaron grandes daños y redujeron temporalmente a la mitad la producción de petróleo del país.

Los hutíes también reivindicaron ese ataque pero Riad y Washington acusaron a Teherán de "patrocinarlo". Irán niega suministrar armas a los hutíes pero no oculta su apoyo político a los rebeldes.

"Lo que sucedió ayer es otro ataque similar" al de septiembre de 2019, dijo Abdullah al-Ghamdi. "Sin embargo, solo demostrará la resistencia de Aramco y probará la fiabilidad de nuestro suministro de energía en el reino y más allá", añadió.

Después de más de cinco años de guerra, Yemen, el país más pobre de la península arábiga, vive la peor crisis humanitaria del mundo, según la ONU.

ac-sls/aem/bfi/pc/mb