El asunto Dimorphos, explicado: cómo la NASA ha desviado un asteroide al estilo 'Armageddon'

dimorphos el asteroide desviado por la nasa
El asunto del asteroide Dimorphos, explicadoNASA

Se acabó para siempre el aura épica de películas como Armageddon: las misiones espaciales con el objetivo de impactar contra asteroides y desviarlos son ya una realidad. Este tipo de intervenciones de la humanidad sobre cuerpos celestes ha abandonado el reino de la ciencia ficción para entrar en el de la ciencia, a secas, con la exitosa colisión de la nave DART contra el asteroide Dimorphos en la pasada madrugada. Si todo esto te suena a chino, y crees que preferirías leer sobre preciosas imágenes de galaxias lejanas capturadas por el telescopio James Webb o sobre un divertido y deforme planeta huevo, tal vez solo necesites ponerte un poco al día. Coge papel y lápiz: te explicamos el asunto Dimorphos.

La humanidad ha lanzado al espacio cosas de lo más extrañas (y bastante frikis), pero nunca antes una nave con el propósito de desviar un asteroide. Empecemos por el principio: el 24 de noviembre de 2021, dio comienzo una misión de la NASA para tratar de modificar la trayectoria del asteroide Dimorphos. No existía peligro alguno de que el cuerpo celeste impactara contra nuestro planeta, por lo que esta no ha sido ninguna misión in extremis para evitar la extinción de nuestra especie. En cierto modo, se trataba de una intervención controlada con el propósito de comprobar nuestra capacidad de alterar la trayectoria de un asteroide en caso de que alguna vez tuviéramos la necesidad real de hacerlo.

DART: la nave que ha impactado contra el asteroide

Photo credit: NASA
Photo credit: NASA

La encargada de llevar a cabo este simulacro de defensa planetaria, el primero de la historia, ha sido la nave DART (siglas de Double Asteroid Redirection Test). La nave, de 570 kilogramos, tenía el tamaño y la forma de una máquina expendedora. Después de diez meses de vuelo por el espacio, el control de misión de la NASA, situado en el Laboratorio de Física Aplicada John Hopkins, en Maryland, certificó el impacto de DART contra Dimorphos en torno a la 1.00 de la madrugada del 26 de septiembre, hora peninsular. La colisión de DART contra Dimorphos demuestra, por encima de todo, la viabilidad de esta técnica para proteger a la humanidad de un asteroide o cometa que pudiera dirigirse contra la Tierra. Así, la NASA ha confirmado su capacidad para llevar a cabo lo que se denomina un impacto cinético, que consiste en estrellar intencionadamente una nave espacial contra un cuerpo celesta para desviar su trayectoria.

Dimorphos: ¿cómo de lejos está de la Tierra? ¿qué tamaño tiene?

Photo credit: NASA
Photo credit: NASA

Dimorphos es un cuerpo celeste pequeño de unos 160 metros de diámetro (más o menos como el coliseo de Roma). Orbita como una luna menor alrededor de otro asteroide mucho más grande, llamado Didymos. Las dos rocas flotaban a unos 90.000 kilómetros de la Tierra cuando la nave DART ha impactado contra la más pequeña de ellas a casi 23.000 kilómetros por hora. El propósito no era sacar a Dimorphos de la órbita de Didymos, ni mucho menos destruirlo, sino alterar por poco que fuera su trayectoria. La misión, por supuesto, no acaba en el mero impacto: ahora, los investigadores de la NASA observarán el asteroide desde telescopios terrestres para constatar que, efectivamente, el impacto de DART ha sido capaz de alterar su órbita alrededor de Didymos. Se espera que la colisión haya acortado la órbita del asteroide en unos diez minutos, aunque llevará tiempo poder constatar con mayor precisión el efecto de la colisión. Dentro de unos cuatro años, la Agencia Espacial Europea dará inicio al proyecto Hera, dedicado a examinar en profundidad los asteroides y, en concreto, el cráter dejado por la colisión de la DART.

¿Y cómo puedo ver más imágenes del impacto de DART contra Dimorphos?

La nave DART contaba con un único instrumento: la cámara DRACO (siglas de Didymos Reconnaissance and Asteroid Camera for Optical navigation). Esta herramienta, ayudada por sofisticados sistemas de navegación y algoritmos de maniobra autónoma en tiempo real, ha permitido al proyectil distinguir entre los dos asteroides, Didymos y Dimorphos, y apuntar contra el más pequeño de ellos. En los segundos previos a la colisión, la cámara DRACO ha conseguido obtener y transmitir las imágenes de la superficie del asteroide que ilustran este texto.

Pero esas no serán las únicas fotografías del impacto que veamos: la nave iba equipada también con un dispositivo de la agencia espacial italiana, el LICIACube, que se desacopló de DART quince días antes del choque para poder registrar desde una perspectiva distinta su impacto contra Dimorphos y los efectos de este en la superficie de la roca. Por la corta longitud de la antena del LICIACube, esas otras imágenes del asunto Dimorphos nos irán llegando una a una a la Tierra en las próximas semanas.