Astrazeneca: así se ha fraguado la mayor crisis en el Ministerio de Sanidad

·5 min de lectura

De la ilusión y la esperanza por la llegada de la vacuna como medio para acabar con la pandemia a la confusión y la desconfianza en cuestión de unos meses. Así podría resumirse lo ocurrido con la vacuna contra el coronavirus de Astrazeneca tras una concatenación de noticias alarmistas, errores de comunicación, incumplimientos de contrato y órdenes contradictorias por parte de las autoridades sanitarias. Todo eso sumado ha provocado que los menores de 60 años inoculados con una primera dosis de la vacuna de Oxford, a los que se les ha dado en España la posibilidad de elegir entre una segunda del mismo laboratorio y la de Pfizer, hayan optado por completar la pauta con Astrazenca contra lo que quería el Gobierno central.

La mayoría de los menores de 60 ya vacunados con Astrazeneca convocados para la segunda dosis han optado por completar la pauta con el mismo laboratorio
La mayoría de los menores de 60 ya vacunados con Astrazeneca convocados para la segunda dosis han optado por completar la pauta con el mismo laboratorio

Remontarse al momento preciso en el que todo se torció con Astrazeneca no es fácil. En verano su nombre era uno de los que más sonaba cuando se hablaba de la vacuna y del principio del fin de la pandemia. Los estudios sobre su eficacia eran prometedores. Pero entonces comenzaron las limitaciones de la edad recomendada. La Organización Mundial de la Salud la aceptaba para cualquier rango de edad, pero el hecho de que apenas se hubiese probado en mayores de 55 años, dato que fue revelado en noviembre, hizo que se estableciese ahí el límite de edad. 

En España se optó por esa opción, como en muchos otros países europeos. Un límite de edad que después ha ido variando, como ha variado la información acerca de los posibles efectos secundarios (los coágulos) y si era conveniente o no recibir la segunda dosis o era mejor que se completase la pauta con la vacuna de otro laboratorio.

Las primeras dosis de AstraZeneca/Oxford se pusieron en España entre febrero y abril. La segunda les tocaba 12 semanas después. Pero antes, en marzo, se paralizó durante dos semanas a la espera del estudio de 11 casos de trombos detectados en la UE que estaba estudiando la Agencia Europea de Medicamentos (EMA). España fue uno de los 10 países que decidió parar la vacunación. La conclusión de la EMA fue que era “segura y eficaz, y con más beneficios que riesgos” y volvió a reactivarse el proceso de vacunación.

El abril se volvió a producir una nueva suspensión, en los menores de 60 años. “Con la información disponible a fecha de hoy, y por un principio de precaución, se recomienda utilizar la vacuna de AstraZeneca en personas a partir de los 60 años”, dijo la ministra Carolina Darias el 8 de abril. Entonces lo que quedaba por decidir era cuál sería el criterio a seguir con los menores de 60. Mientras eso pasaba, más incertidumbre y dudas para quienes ya la habían recibido. 

Entonces llegó el estudio del Instituto de Salud Carlos III (ISCIII), publicado solo hace unos días, sobre si era seguro o no inocular a quienes ya tenían una dosis de Astrazeneca con una de Pfizer. La conclusión fue que sí. Que era mejor así que quedarse solo con una dosis. El problema es que, como analizada Javier Peláez para Yahoo, esa era la única conclusión que se podía sacar del estudio, del que surgían “más preguntas que respuestas”.

De esta manera, donde el Ministerio de Sanidad venía un aval para imponer que la segunda dosis fuese de Pzifer, se encontró con la oposición de algunas Comunidades Autónomas. El desacuerdo, otro más entre los gobiernos autonómicos y el central, abrió la puerta a una tercera opción, la del consentimiento informado sobre los posibles riesgos. Unas regiones lo aplican a quienes optan por completar la pauta con Astrazeneca y otras también a quienes escogen la opción de Pfizer.

Llegó la hora de recibir esa segunda dosis, este jueves, y dos colas en los espacios habilitados para la vacunación. ¿El resultado? La mayor parte de los ciudadanos convocados han optado por Astrazeneca. Según los datos facilitados por las comunidades que han reactivado la vacunación de esos dos millones de menores de 60, la gran mayoría se decantaron por el mismo laboratorio de la primera. Así, en Galicia el 87% se puso una segunda dosis de Astrazeneca. En Murcia, el 90%. Y en Andalucía, el 99%. El resto no han comenzado aún, según recoge eldiario.es

Esta decisión, dejada en manos de la población, ha tenido como consecuencia que el Gobierno de Pedro Sánchez haya llamado “al orden” a las CCAA para que no decidan por su cuenta, como señala El País. Y, añade el artículo del citado diario que, “fuentes del Ministerio achacan a un fallo de comunicación que los menores de 60 años prefieran completar la pauta con la vacuna” de Astrazeneca.

El problema ahora, además de comunicación, puede ser otro: el abastecimiento. Algunos expertos con los que ha hablado eldiario.es alertan de que el cálculo de Sanidad se ha hecho en base a que ese grupo de edad se vacunaría de la segunda dosis con Pfizer. Aún así, y pese al aviso en ese sentido, está previsto que lleguen millones de dosis en los próximos días y semanas. En País Vasco, por si acaso, han dicho a quienes quieran Astrazeneca que deben esperar. El hecho de que la farmacéutica haya incumplido con anterioridad su contrato con la Unión Europea y retrasado entregas o enviado menos viales de los acordados llama a la precaución en ese sentido.

EN VÍDEO | Cummings dice que lograr "inmunidad grupal" era el plan inicial del Gobierno

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente