Así puedes aumentar la cuantía de tu jubilación sin recurrir a a planes de pensiones privados

·4 min de lectura

La jubilación, por muy lejana que suene en algunos casos, siempre genera una serie de dudas, de las cuales una buena parte apuntan a lo mismo: ¿Cuánto he de cotizar para tener una pensión ‘suficiente’? La pensión pública máxima que se puede percibir es de 2.683,34 euros, pero para acceder a ella deben cumplirse varios requisitos. Sin llegar a ese límite, existen ocasiones que incluso el trabajador no consigue totalmente la cotización ordinaria a la hora de retirarse.

Si esto ocurriese, el ciudadano cuenta con ciertos mecanismos para aumentar su prestación sin necesidad de acudir a planes de pensiones u otras herramientas financieras, pero sí a cambio de retirarse más tarde del mercado laboral. Esta posibilidad de incrementar la pensión de jubilación al extender la vida laboral tiene su origen en el Real Decreto Ley 5/2013, de 15 de marzo, de medidas para favorecer la continuidad de los trabajadores de mayor edad y promover el envejecimiento activo.

También de interés:

La Seguridad Social tiene ciertos mecanismos que permiten acumular más pensión. Foto: Getty Creative
La Seguridad Social tiene ciertos mecanismos que permiten acumular más pensión. Foto: Getty Creative

Jubilación demorada

La jubilación demorada es una modalidad en la que el trabajador retrasa su jubilación más allá de la edad ordinaria de forma voluntaria, y accede a la pensión de jubilación más tarde. Una vez se jubile, si cumple todos los requisitos que estipula la Seguridad Social, el pensionista recibirá un porcentaje adicional en la pensión. Los interesados pueden elegir entre obtener un porcentaje adicional del 4% por cada año adicional de trabajo efectivo realizado o percibir una cantidad ‘a tanto alzado’ por cada año trabajado completo adicional o incluso, una combinación entre ambas.

Para acceder a este proceso es necesario cumplir una serie de requisitos; haber cotizado, como mínimo, 15 años en la Seguridad Social al cumplir la edad mínima de retirada, haber cumplido la edad mínima de retirada en cada año y no se debe tener derecho a la pensión máxima. Además, hay que saber que la jubilación demorada no es compatible con otras modalidades, como la jubilación flexible, la jubilación activa o la jubilación anticipada, y que, a partir de los 70 años, el autónomo puede seguir desarrollando su actividad, pero no se acumularán más años de cotización a la Seguridad Social.

Jubilación flexible

La jubilación flexible o parcial es aquella que se ofrece a los trabajadores que, pese a llegar a la edad de jubilación, quieren seguir en activo en la vida laboral y cotizando a la Seguridad Social. No obstante, hay que saber que no se recibirá el dinero total que pertenece a una persona por la pensión de retiro ya que no se abandona por completo la actividad laboral. Por ello, un beneficiario de la jubilación parcial cobrará el 50% de la pensión por jubilación que le pueda corresponder.

Para calcular la cantidad exacta que se va a recibir hay que calcular primero el importe de la pensión que le puede corresponder al beneficiario, que se puede hacer a través del simulador de jubilación que ha elaborado la Seguridad Social. Tras haber obtenido el dinero total que le pertenece al solicitante, hay que rebajarlo a la mitad, y así se conocerá el dinero total que se cobrará.

Convenios especiales

El convenio especial es un acuerdo al que los trabajadores pueden acceder de forma voluntaria con la Seguridad Social con el objetivo de generar, mantener o ampliar el derecho a una pensión. 

Estos convenios incluyen las prestaciones de invalidez permanente, muerte y supervivencia, derivadas de enfermedad común y accidente no laboral, jubilación y servicios sociales, entre otros casos. Para poder acogerse, los trabajadores deben haber cotizado al menos 1.080 días en los últimos 12 años.

Planes y ahorro

La última opción para acceder a una pensión mayor es complementar la prestación pública con el ahorro privado. Los planes de pensiones, los planes de previsión asegurados (PPA) o los Planes Individuales de Ahorro Sistemático (PIAS) son herramientas creadas específicamente para ello. Incluso, en el caso de los planes de pensiones se cuenta con el beneficio de las ventajas fiscales.

Además, hay otras opciones que si se utilizan para ahorrar a largo plazo también pueden servir para disfrutar de mayores ingresos durante la jubilación. Este es el caso de los fondos de inversión, las inversiones inmobiliarias, las acciones, los títulos de renta fija, o los depósitos. Para esta última opción en España, teniendo en cuenta la situación actual de tipos bajos, resulta muy complicado encontrar ofertas que renten más del 0%, pero en Europa algunas entidades financieras ofrecen hasta un 1,41%.

VIDEO | Dos activistas boicotean así el desfile de Louis Vuitton en plena Fashion Week de París

Laotracaradelamoneda

IDNET Noticias

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente