La clave para evitar caer en la trampa y que te roben la tarjeta de crédito

·3 min de lectura

El comercio electrónico continúa batiendo récords en España, con un crecimiento de más del 10% en 2021 en comparación con el año anterior, y un total de 1.187 millones de transacciones, según los últimos datos de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC). Las compras por Internet experimentaron un boom durante el confinamiento, pero más allá de desaparecer, esta nueva tendencia que no ha hecho más que asentarse.

Al incrementarse las ventas online, también lo han hecho los ciberataques. Aunque los bancos y comercios establezcan cada vez más mecanismos para garantizar los pagos seguros, esta práctica obliga a introducir muchos datos personales, como los número de tu tarjeta de crédito. Ahí es cuando peligran, porque ningún sistema está blindado. Los ciberdelincuentes no solo han proliferado durante los últimos años, sino que también se han profesionalizado. Es decir, sus tácticas para el robo y el engaño son mejores.

También de interés:

De la misma forma que las ventas online, los ciberataques se han incrementado en los últimos años. Foto: Getty Creative.
De la misma forma que las ventas online, los ciberataques se han incrementado en los últimos años. Foto: Getty Creative.

Para evitar caer en la trampa, aunque las formas con las que los ciberdelincuentes rompen las medidas de seguridad son incontables, la compañía especializada en ciberseguridad ESET ha recopilado los 5 métodos más comunes que suelen utilizar para robar tarjetas de crédito.

Una de las principales amenazas, y la que es más fácil de esquivar, se encuentra en las WiFi públicas. Estas redes no son del todo seguras, ya que cualquiera se ha podido conectar a ellas. Los ciberdelincuentes pueden aprovechar esta circunstancia para ver tus movimientos, por lo que, es mejor que no introduzcas los datos de tu tarjeta ni ninguna información privada cuando las estés utilizando.

Tristemente, no todas son tan fáciles de sortear, por muy prevenido que estés. Por ejemplo, hay ocasiones en las que el ataque se hace directamente a la empresa a la que le has comprado cualquier artículo o servicio. Aunque este tipo de ataques suelen ser más complicados, la recompensa es mucho mayor, ya que los delincuentes obtienen acceso e información de cientos y miles de tarjetas de crédito.

Otra de las técnicas que es casi indetectable es el e-skimming. Mediante un virus a las empresas, se roban los datos de las tarjetas de sus usuarios. También es frecuente que los ciberdelincuentes utilicen programas maliciosos o malware, que se instalan sin que la víctima se dé cuenta al descargar algo.

Por último, la última de las técnicas, y una más populares para robar datos, es el phishing. El cibercriminal se hace pasar por una institución o empresa conocida mediante el envío de correos electrónicos o SMS que parecen confianza, y así engañar al usuario y que este les facilite sus datos personales de manera voluntaria. También muchas veces te obliga a descargar un archivo que instale un malware para poder robar tu tarjeta de crédito.

Se podría decir que los pagos que se realizan a través de plataformas como Paypal son más seguros, porque te evitas introducir los dígitos de tu tarjeta. Ser precavido suele ser la arma más poderosa para evitar ser víctima de un ciberataque y solo hay que tomar ciertas precauciones para no caer en la trampa.

Laotracaradelamoneda

IDNet Noticias

También te puede interesar...

VIDEO: Compra un bolso de segunda mano por 7 dólares y encuentra en su interior 300 dólares junto a una carta de amor

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente