Así es 'Villa Vox', la mansión ilegal de la familia ultraderechista del momento

Dentro de un mes ‘Villa Vox’ será cerrada. El matrimonio formado por dos dirigentes de la ultraderecha, Rocío Monasterio e Iván Espinosa de los Monteros, y sus cuatro hijos tendrán que mudarse a otro lugar hasta que se resuelvan los problemas legales que han llevado al Ayuntamiento de Madrid a notificarles el desahucio. La reforma que pusieron en marcha esta arquitecta de profesión -que proyectó la remodelación-, y su marido -a cuyo nombre figura la casa- fue ilegal. Habrían aumentado el volumen más de lo permitido. La noticia, en todo caso, ha puesto de manifiesto el lujo con el que viven los altos mandos de un partido que ha pescado muchos votos en las clases económicas más bajas de la sociedad.

Vista de la entrada principal, con una cámara de seguridad.

Esa vida de lujo se evidencia en lo que ellos chaman chalé pero que en realidad es una mansión de cuatro plantas en una de las zonas más exclusivas del de por sí ya caro distrito madrileño de Chamartín. Diseño de vanguardia, azotea con terraza y altos muros que les protejan de la mirada de los curiosos. El inmueble original, que solo tenía planta baja y principal, se transformó en esta casa de de cuatro alturas a la que se equipó con ascensor, gimnasio, garaje y una piscina con solárium en la terraza, donde también hay una zona verde.

En la azotea, terraza, piscina y un solarium.

En una zona donde el metro cuadrado supera ampliamente la barrera de los 5.000 euros, ‘Villa Vox’ y sus 545 metros cuadrados fue puesta a la venta, sin éxito, hace algún tiempo. Espinosa de los Monteros pedía 3 millones de euros, 1,8 millones más que lo que costó el inmueble original.

El sótano, despacho profesional

La pareja y su prole han disfrutado hasta ahora de un inmueble pensado para conjugar la vida laboral y personal. El sótano es donde se ubica la parte dedicada a uso profesional, con un despacho para que la arquitecta desempeñe las funciones de su empresa: Rocío Monasterio y Asociados SL. En los niveles superiores se ubican las plantas destinadas a vivienda, con habitaciones más que suficientes para acoger cómodamente a la pareja y a su descendencia. El diseño vanguardista de la mansión situada a unos pasos del Paseo de La Habana se corona con la gran terraza, con todo tipo de comodidades, que puede observarse claramente al buscar la vivienda en Google Maps.

La casa, cuya reforma es ilegal, es el domicilio de la pareja de líderes del partido y sus cuatro hijos.

El problema que se ha conocido estos días radica en que semejante construcción carece de las pertinentes licencias de ocupación y funcionamiento al haber superado el volumen máximo permitido. Por ello no se puede ni vivir ni, por supuesto, realizar actividades económicas en ella.

Otras propiedades

El precinto de la vivienda está fijado para el 8 de octubre y afecta a toda la vivienda y no solo al sótano, donde está el despacho.. Si la pareja no aporta antes de ese día toda la documentación requerida, los dos dirigentes de Vox y sus hijos tendrán que buscarse otro lugar en el que vivir. Algo que no debería resultarles demasiado difícil teniendo en cuenta que Rocío Monasterio declara tener seis propiedades, además de dos préstamos hipotecarios. Su pareja declara también tener tres hipotecas en vigor.

Vegetación también en la parte alta de la vivienda, que cuenta con altos muros.

En todo caso, desde Vox han explicado que el matrimonio "confía en que antes del 8 de octubre se pueda subsanar esta situación" y se remite a las explicaciones de Rocío Monasterio en Twitter. La política justifica la situación en el “tortuoso proceso” de nueve años para intentar obtener la licencia de primera ocupación de la vivienda: "Kafka no hubiera imaginado la burocracia que a menudo padecemos los españoles".