Así es la abogada española que capta votantes de VOX en Miami y salva a los inmigrantes latinos de la deportación

María es una mujer de ley. Estudió Derecho en España antes de irse a ejercer a Estados Unidos. Allí, en los estados fronterizos con México, ayuda a muchos inmigrantes que accedieron de forma irregular a evitar la deportación a sus países de origen. También, gracias a acuerdos con gobiernos latinoamericanos, gestiona el regreso de aquellos que fueron encarcelados y de los que se desconocía el paradero. Entretanto, recaba votos de españoles en Miami a favor de VOX, el partido al que está afiliada y por el que hace campaña de forma activa.

“Creo que las fronteras deben estar controladas y seguras —arranca María—; y que los inmigrantes deben venir a aportar, que no traigan problemas o enfermedades, y que tengan investigados sus antecedentes penales”.

—¿No hay una contradicción entre alguien que defiende a inmigrantes a quedarse en Estados Unidos y al mismo tiempo pide un control mayor de las fronteras?

—Soy abogada que defiende los derechos de los inmigrantes que llegan a los Estados Unidos, pero una cosa es mi profesión y otra distinta es lo que yo crea sobre lo que los responsables políticos deben hacer con la inmigración.

María, de 36 años, podía pasar por haber nacido en Boston o en Los Ángeles. Es alta y rubia, y ha pulido tanto su acento que apenas queda rastro de su origen sevillano. En Granada estudió Derecho y Traducción e Interpretación. Poco después emprendió un viaje a Estados Unidos, de donde viene a rachas para visitar a su familia.

En Florida y Arizona completó sus estudios con una especialización en Administración de Empresas. Ha trabajado en prácticas en las Naciones Unidas, en la sede de Nueva York, en la oficina de Desarrollo económico y social dentro del departamento de la Defensa de los derechos de la mujer. También suma a su currículum experiencia en la oficina contra el fraude de la Unión Europea. Actualmente es socia de un despacho de abogados, Kivaki Law Firm, y está especializada en inmigración.

Recuerda especialmente aquellos casos que atañen directamente a los menores de edad víctimas del tráfico humano. “Eso no se tolera en Estados Unidos”, afirma la abogada, testigo de cómo estos niños son separados de aquellos mayores con los que cruzan la frontera si no demuestran vínculos familiares.

“Yo misma soy inmigrante”

 “Estados Unidos es un país que acoge perfectamente a todos los que llegan, ya sean inmigrantes legales o ilegales”, explica Herrero. “Yo misma soy inmigrante, llegué hace ocho años y estoy de acuerdo con Trump y con VOX, que piden un mayor control de las ayudas públicas a aquellos inmigrantes que no han aportado al país en términos fiscales o sociales”, defiende la abogada. 

En su caso, cuenta con detalle cómo tuvo que contratar un seguro médico durante su primera estancia en Estados Unidos a razón de 800 euros semestrales. “Y tuve que firmar un contrato en el que reconocía que durante los primeros cinco años no iba a depender de ninguna manera del dinero público para ayudas de salud o prestación de desempleo”, detalla. “Que no vengan a depender del Estado, que vengan a aportar; y eso es lo que defiende VOX”, apunta.

Marí­a Herrera es coordinadora de VOX en Miami / Foto: Fernando Ruso

El idilio entre María y el partido de Santiago Abascal llegó hace poco más de un año. La abogada sevillana llevaba tiempo siguiendo a VOX en las redes sociales, empapándose de su ideología. Hasta que decidió dar un paso al frente y contactar con ellos con el propósito de afiliarse. Después de hablar largo y tendido con ellos, le explicaron que estaban muy interesados en tener coordinadores en zonas vinculadas con VOX en el exterior. “Yo acepté y desde entonces hago ese trabajo en Miami”, apunta Herrero.

Este martes, el vicesecretario de relaciones internacionales de VOX, Iván Espinosa de los Monteros, presentaba la agrupación de Miami en un acto en ‘Dolores but you call me Lolita’ —‘Dolores, pero llámame Lolita’, traducido al castellano—, un restaurante de cocina fusión donde cenar con escuchando música internacional. Al finalizar el acto se sirvió una copa de vino español.

Parte de la cúpula de VOX está de gira por Estados Unidos buscando financiación de cara a los inminentes procesos electorales. Según publica La Información, el partido de Abascal está estableciendo contacto con opositores venezolanos, cubanos e iraníes. Y también incluye en su agenda norteamericana su participación en la Conservative Political Action Conference (CPAC), donde Donald Trump ofreció una ponencia en 2018.

En los estados de Carolina del Sur, Georgia y en Florida hay más de 55.000 españoles registrados en el consulado y, a día de hoy, los simpatizantes de VOX ya pasan de la media centena en Miami. “Queremos aportar nuestro granito de arena y seguir convenciendo a aquellos españoles que se sientan identificados con VOX, porque la izquierda en Latinoamérica y en Europa ha hecho muchísimo daño”, critica la abogada sevillana.

—¿Qué es lo que más le seduce de VOX?

—Absolutamente todo, creo firmemente que es el momento para que los españoles luchen por la unidad y la soberanía territorial. Creo que es importante que España controle sus fronteras y que se cree un sistema de inmigración regulado para que no nos convirtamos en Francia o en cualquier otro país de Europa donde la inmigración está descontrolada. Creo que hay que luchar contra los nacionalismos, sobre todo el catalán. Creo que… que lo que más me gusta de VOX es que son personas que están dispuestas a luchar por su país y eso es digno de admirar.

María tiene desde hace tiempo la doble nacionalidad. En España ha votado a VOX en las últimas elecciones autonómicas en las que el partido de Abascal obtuvo once sillas en el Parlamento de Andalucía. El sentido del voto fue clave en el viraje a la derecha de la Junta de Andalucía. En Estados Unidos, María participó en las presidenciales en las que triunfó Trump. “Prefiero no decir mi voto”, se excusa.

Marí­a Herrera saludando a Reyes Romero, de Vox Sevilla, durante su última visita a su ciudad natal / Foto: Fernando Ruso

“Me identifico más con el partido republicano”

“Pero me identifico más con el partido republicano, creo que en este momento es mejor para Estados Unidos”, defiende. “Sobre todo en materia inmigratoria y en las reformas fiscales, creo que están acertando porque hay mucho fraude y abuso en el sistema de seguridad social, las ayudas públicas, no solo a los inmigrantes, también a los veteranos… el país está viviendo de muchas ayudas que se deberían invertir en obras y en infraestructura”, argumenta Herrero.

—¿A favor o en contra del muro de Trump?

—Los norteamericanos han votado para que se construya un muro, o para que haya políticas migratorias más seguras. Si va a ser un muro de drones o nuevas tecnologías que no conlleve la separación de territorios o el tránsito de animales y los ríos, creo que es un proyecto viable y va a ayudar a los Estados Unidos a controlar sus fronteras. Y que no haya tanto odio y desprecio ante los inmigrantes, porque los americanos y los españoles solo queremos que las personas entren de forma controlada, que sepamos quienes entran en nuestra casa, en nuestra patria.

—¿A favor o en contra del muro de VOX con África?

—De la misma forma que creo que el muro de Trump es posible, también creo que debería haber un muro con nuevas tecnologías y que supusiera el control de las fronteras de España.

La llegada de Trump a la presidencia de Estados Unidos ha tenido, según la experiencia de la abogada sevillana, un efecto tangible en la frontera con México. Herrero cuenta cómo los agentes de patrulla de Estado Unidos, los fiscales y los jueces de los tribunales “se han tomado en serio el tema” y ahora “hacen respetar las leyes americanas”. “Porque las leyes están ahí para hacerlas cumplir, y antes no había ni el presupuesto ni la seriedad para hacerlas efectivas”.

Más allá de su activa vida política, en buena parte ejercida a través de las redes sociales, María también organiza seminarios en iglesias, imparte charlas a asociaciones y participa en entrevistas en la televisión. “Soy clara —sentencia—, los inmigrantes tienen derechos, pero también obligaciones: no mentir a las fuerzas del orden, contribuir fiscalmente… Creo que ellos lo entienden perfectamente”.

María Herrera se muestra favorable a construir un muro con nuevas tecnologías que controle la frontera entre España y Marruecos / Foto: Fernando Ruso

La izquierda ha roto completamente la economía”

María refrenda su tesis señalando al estado de Florida, donde la mayor parte de inmigrantes cubanos, venezolanos, salvadoreños que se han nacionalizado americanos han votado por Donald Trump. “Porque ellos han salido de países donde la izquierda ha roto completamente la economía, han sido amenazados, se le ha arrebatado negocios, casas. Y ellos no quieren que en Estados Unidos se vean en esta misma situación”, defiende la abogada.

Muchos de los clientes de esta abogada sevillana son precisamente exiliados de países como Cuba, Nicaragua o Venezuela. “Personas que vienen perseguidas de sus países por motivos de raza, religión u opinión política o mujeres y niños que son víctimas de tráfico humano”, enumera la abogada. Herrero también lleva casos de inmigrantes que se han quedado en Estados Unidos de manera irregular, pero que ya tienen arraigo familiar o empresas en el país.

 Otra de las vías de ingreso principales de su despacho de abogados es la explotada vía convenios con algunos gobiernos latinoamericanos. El año pasado, con la crisis migratoria, el Gobierno de la República Dominicana creó un grupo de abogados para investigar el paradero de aquellos que habrían entrado de forma irregular en Estados Unidos. Una vez localizados, su trabajo consiste en gestionar un salvoconducto con el que facilitarle el proceso de deportación.

Cada semana atiende diez casos nuevos. Unos 800 al año en materia de inmigración, de los que prosperan, pasados dos o tres años, el 90 por ciento. “También les ofrecemos a algunas mujeres o menores una protección de identidad e intervenimos con el FBI para que puedan denunciar a sus maltratadores o a quienes han traficado con ellas”, apunta la abogada. 

—¿Y sigue sin ver una contradicción?

—No veo contradicción, la persona que contrata mis servicios sabe que voy a luchar por sus derechos, pero sabe que yo he jurado la Constitución americana y que he debo respetar las leyes. Solo les pido que ellos, cuando hagan una solicitud de asilo o vayan ante un juez no mientan. No veo ninguna contradicción, me siento orgullosa de mi trabajo, pero quiero que mi país sea un país de leyes.