Así controla y premia el PP a los jueces

El nuevo fiscal general del Estado, Julián Sánchez Melgar (i), jura o promete su cargo ante el rey Felipe VI. EFE

Ha vuelto a ocurrir. Y a nadie le ha pillado por sorpresa, salvo que estuviera interesado en no enterarse. Las fiscales del caso Gürtel han coincidido a la hora de apoyar sin fisuras la petición de excluir del tribunal que juzga el caso de la ‘caja B’ del Partido Popular a Juan Pablo González. Un magistrado con una incontestable calidad jurídica pero que ha construido una carrera profesional para la que ha quedado acreditado el más que decisivo papel del PP -especialmente en su nombramiento como vocal del CGPJ-. Así que la pregunta es evidente. ¿Cómo va a juzgar González la financiación irregular de un partido que ha impulsado su carrera de manera notoria?

Por todo ello la Fiscalía Anticorrupción ha exigido que el magistrado González no tutele ninguna de las otras cinco piezas separadas del caso Gürtel que quedan por dirimirse en sede judicial.

La historia se repite por tercera vez. Vamos con los precedentes. Los magistrados Concepción Espejel y Enrique López.

¿Cómo es posible que se propongan sistemáticamente jueces vinculados al PP para juzgar el caso más complicado del partido en los últimos tiempos? La respuesta es obvia y se debe a la politización del reparto de cargos jurídicos en España. En este caso afecta al PP, pero en muchas otras ocasiones el beneficiado ha sido el PSOE.

Entonces la pregunta que surge es otra. ¿Por qué los jueces aceptan ser impulsados por el PP en su carrera sabiendo que en un momento dado les puede frenar en juicios como el de la ‘caja B’ del PP?

Pues porque les compensa. Hasta el punto de que incluso les compensa salir en los telediarios durante unas semanas como unos jueces poco imparciales y muy ligados al PP para escarnio público. Porque el premio es grande.

Meses, como mucho un año, después el CGPJ los eligió para formar parte del Órgano de Poder de los jueces. En el caso de López, fue recompensado con el cargo de magistrado de la nueva Sala de Apelaciones de la Audiencia Nacional -revisando todas las sentencias de la Audiencia Nacional-. Y en el caso de Espejel, fue elegida presidenta de la Sala de lo Penal que, ‘ojo cuidao’, la había apartado siete meses antes de los casos de Gürtel.

Moraleja: la recompensa llega. Antes o después, pero llega.

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines