Asesinada y descuartizada en Estepa (Sevilla) una menor que no denunció maltrato

Sevilla, 11 jun (EFE).- Rocío Caíz, de 17 años, ha sido asesinada y descuartizada en Estepa (Sevilla) por su exnovio, Adrián N., que ha confesado el crimen machista, el 18 en España en lo que va de año, y el entorno de la víctima ha dicho que sufría malos tratos pero que no se atrevió a denunciarlos.

La menor de edad, que tenía un hijo de 4 meses con el asesino confeso, un ciudadano rumano de 23 años, no había presentado nunca una denuncia judicial, pero una de sus amigas de la infancia, Brenda Ríos, ha asegurado que Rocío padecía maltrato físico y psicológico, y su familia también sostiene que fue maltratada.

La joven tenía “mucho miedo, mucha dependencia emocional, y es difícil dar ese paso cuando quieres a una persona a pesar de lo que te hace”, ha resumido la amiga de la joven en referencia a la ausencia de denuncia judicial.

La familia de la menor afirma que había sufrido agresiones por parte del exnovio en varias ocasiones, aunque sus datos no están reflejados en el registro VioGen, que recoge las informaciones de las mujeres que denuncian hechos similares en servicios sociales de ayuntamientos o cualquier fuerza y cuerpo de seguridad del Estado.

Su familia aseguró este lunes que en alguna ocasión había sufrido heridas como la rotura de la nariz, de la que no dio una explicación convincente.

La consejera andaluza de Igualdad, Rocío Ruiz, ha afirmado que "somos todos responsables" y ha insistido en que "la violencia machista no es algo circunscrito al ámbito privado: tenemos que tener esa concienciación que aún no termina por llegar, es un asunto público que nos compete a todos".

El asesino confeso conoció a Rocío cuando ella tenía 11 años y él 16, y mantuvieron una relación que ella rompió cuando fue madre hace cuatro meses, aún con 16 años, momento en el que le contó a las amigas los malos tratos que sufría.

El detenido siempre fue el principal sospechoso de los investigadores desde que la menor desapareció el 3 de junio de su casa de Martín de la Jara, municipio sevillano distante 25 kilómetros de la casa de su exnovio, al que llegó en taxi para recoger un carrito de bebé.

El detenido, desde la desaparición de la menor, ofreció numerosas entrevistas a medios de comunicación para reivindicar su inocencia, para lo que no dudaba en posar sin mascarilla.

La Guardia Civil sospechó desde un principio del exnovio al comprobar que había comprado una motosierra por internet días antes del suceso y que el móvil de la chica no marcaba movimientos fuera de Estepa.

A los familiares de la asesinada, el detenido les envió mensajes falsos en los que decía que la menor había estado en su casa y que se había ido a Badajoz para casarse con otro hombre, lo que no se creyeron ni la familia ni los investigadores, que le sometieron a una "vigilancia pasiva".

Finalmente, el joven admitió ayer que fue el autor de la muerte de su exnovia, a la que mató con un cuchillo que aún no ha sido localizado, y confesó que la descuartizó y arrojó los restos en bolsas en cinco zonas distintas de las afueras de Estepa, a la que ha llevado a los agentes de la Guardia Civil.

Técnicos del Instituto Anatómico Forense están realizando la autopsia de la menor, cuyos restos fueron recuperados íntegramente, para confirmar "fehacientemente" que pertenecen a la joven asesinada, según ha asegurado este viernes el delegado del Gobierno en Andalucía, Pedro Fernández.

Tras el crimen machista, el número 1.096 desde 2003, se han producido numerosos mensajes de condolencia, entre ellos el de la reina Letizia, que ha expresado este viernes su "dolor y tristeza" por el crimen de Sevilla y por el hallazgo del cadáver de Olivia, de 6 años, que desapareció junto a su hermana, Anna, de uno, en Tenerife, junto a su padre, Tomás G.

Además de un minuto de silencio en numerosas instituciones y de tres días de luto decretados en Martín de la Jara, el movimiento feminista ha convocado concentraciones esta noche a las 22 horas frente a los ayuntamientos de pueblos y ciudades de todo el país tras el repunte de asesinatos machistas y el hallazgo del cuerpo de la pequeña Olivia en la costa canaria.

La ministra de Igualdad, Irene Montero, ha apelado a la justicia feminista para atajar este tipo de crímenes, y el presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, ha tildado hoy de "miseria humana" a los asesinos de la joven sevillana y de la menor localizada en Canarias.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente