La Asamblea de Madrid comienza nueva legislatura con una firme alianza PP-Vox

·4 min de lectura

Madrid, 8 jun (EFE).- La XII Legislatura de la Asamblea de Madrid ha arrancado este martes con su sesión constitutiva, marcada por los llamamientos al diálogo y la ratificación del primer gran acuerdo del mandato entre el PP y Vox, que se han repartido cinco de los siete puestos de la Mesa, presidida por la hasta ahora consejera de Presidencia, Eugenia Carballedo (PP).

La derecha se ha garantizado así el control casi absoluto del órgano rector de la Asamblea, por donde pasan todas las iniciativas parlamentarias que se presentan, y el PP espera que el pacto con Vox sea el prolegómeno de una inminente investidura -podría ser la próxima semana- de la hasta ahora presidenta en funciones, Isabel Díaz Ayuso.

Aunque hoy el PP, sin contar con mayoría absoluta, se ha hecho con el máximo de representantes legalmente permitido en la Mesa (cuatro), Ayuso ha asegurado a los medios que no serán "un grupo parlamentario que tome decisiones al unísono" y espera "llegar a consensos con todos los demás partidos, si es posible".

Carballedo, que sustituye como presidenta a Juan Trinidad (Cs), ha contado con el apoyo de los 13 diputados de Vox, y luego el PP ha "prestado" veinte de sus diputados para aupar a la Vicepresidencia segunda a Ignacio Arias Moreno, de Vox.

Tras quedar constituida la Mesa, Carballedo ha llamado a los partidos políticos a trabajar “desde el entendimiento” y la “cortesía”, con propuestas que “pongan a los ciudadanos en el centro”.

La Mesa queda completada con Jorge Rodrigo (PP, vicepresidente primero), Esther Rodríguez (Más Madrid, vicepresidenta tercera), José María Arribas (PP, secretario primero), Diego Cruz (PSOE, secretario segundo) y Francisco Galeote (PP, secretario tercero).

Así pues, el PP, con 65 diputados, consigue cuatro puestos en la Mesa, mientras que Más Madrid (con 24 diputados), tendrá uno, como el PSOE (24 diputados) y Vox (13); Unidas Podemos, que cuenta con 10 escaños, queda fuera de la Mesa.

La moneda de cambio pedida por Vox para pactar el reparto ha sido un compromiso cuyo cumplimiento no depende del PP: pasar de 136 diputados a 69 en la próxima legislatura, lo que requeriría una modificación del Estatuto de Autonomía, sólo posible con el apoyo de una mayoría cualificada de dos tercios de la Cámara que no suman entre ambos partidos.

Fuentes del PP han señalado que estudiarán la reducción "en los próximos meses", al tiempo que han recordado que es una propuesta que Isabel Díaz Ayuso llevaba en su programa electoral.

"Estaremos satisfechos cuando se reduzca el número de diputados. Ese día lo celebraremos", ha indicado, por su parte, la portavoz de Vox, Rocío Monasterio, quien ha asegurado que será "exigente" en su "labor de control" al Gobierno de Ayuso.

La izquierda ha criticado la alianza entre el PP y Vox, y García ha subrayado que la reducción de diputados planteada por los de Monasterio es "absolutamente irrealizable" y no es más que "la excusa que ha puesto Ayuso para "poder decir que (su acuerdo) es a cambio de algo).

La portavoz adjunta del PSOE, Irene Lozano, ha criticado que desde la propia sesión constitutiva de la Asamblea “ya haya comenzado a funcionar la pinza del PP y Vox”, que “han dejado quedado clara la alianza de intereses” de la "derecha y ultraderecha", contra la que los socialistas "combatirán".

Arranca así una legislatura con muchos cambios en la Asamblea, donde Ciudadanos ha desaparecido y Más Madrid ha reemplazado al PSOE en el liderazgo de la oposición, de modo que los socialistas quedan desplazados al 'gallinero' y la portavoz de Más Madrid, Mónica García, ocupa el escaño enfrente del de Ayuso.

Es también una Asamblea donde cuatro de los cinco grupos parlamentarios tendrán mujeres como portavoces: a Monasterio, que repite, se unen las debutantes García, Hana Jalloul (que sustituye a Gabilondo) y Carolina Pulido (anunciada esta misma mañana como recambio de Isa Serra en Unidas Podemos tras la renuncia de esta al escaño).

Serra tomó esta decisión mientras sigue pendiente de que el Tribunal Supremo ratifique o no su condena a un año y siete meses de prisión por participar en los altercados de un desahucio en 2014.

También continúa en el cargo de portavoz el popular Alfonso Serrano, que de este modo, y al igual que Carballedo, ha quedado descartado en las quinielas sobre quiénes serán los consejeros del futuro Gobierno de Ayuso.

Por su parte, el portavoz del Gobierno en funciones, Enrique Ossorio, asumirá hasta la formación del nuevo Ejecutivo de Ayuso las responsabilidades de la Consejería de Presidencia en lugar de Carballedo.

(c) Agencia EFE