La Asamblea de la ONU advierte a Rusia que debe pagar reparaciones a Ucrania

La Asamblea General de la ONU aprobó este lunes una resolución que establece que Rusia debe "rendir cuentas por todas las violaciones del derecho internacional en Ucrania" y pagar reparaciones al país vecino por los daños causados en la guerra.

El texto, impulsado por Kiev y varios de sus aliados, salió adelante con 94 votos a favor, 14 en contra y 73 abstenciones.

La resolución pide el establecimiento de un mecanismo internacional para la reparación y recomienda crear un "registro internacional de daños" para documentar las pérdidas y perjuicios sufridos por Ucrania, sus ciudadanos y empresas durante el conflicto.

El texto, que no es vinculante, tampoco pone en marcha un proceso para las reparaciones en el marco de la ONU, sino que se limita a apoyar esa idea y a "recomendar" a Ucrania, con el respaldo de otros países, que haga registro de los daños.

"Ucrania tendrá la enorme tarea de reconstruir el país y recuperarse de esta guerra, pero esa recuperación nunca será completa sin un sentido de justicia para las víctimas de la guerra rusa. Es hora de exigir responsabilidades a Rusia", dijo el embajador ucraniano, Serguéi Kyslytsya, al presentar el documento.

Rusia se oponía de manera frontal a esta iniciativa, pero únicamente trece países votaron "no" junto a ella, entre ellos China, Irán, Cuba y varios de sus apoyos más habituales en Naciones Unidas desde que comenzó la guerra como Siria, Corea del Norte o Nicaragua.

El embajador ruso, Vasili Nebenzia, denunció la propuesta como inválida desde el punto de vista del derecho internacional y aseguró que puede desembocar en un intento de "expropiación ilegal de activos soberanos".

Nebenzia acusó a las potencias occidentales de buscar reparaciones rusas en Ucrania cuando durante años se han opuesto a aceptarlas en otros casos y aseguró que el texto tendrá "implicaciones sistémicas para las actividades de la ONU".

Jersón intenta volver a su rutina mientras las tropas ucranianas recuperan la ciudad metro a metro. Examinan uno a uno los edificios abandonados por los rusos.

Los vecinos han celebrado la retirada rusa, pero con la destrucción de elementos esenciales como el suministro de agua, muchos se ven ven al borde de la desesperación, aunque con ola sensación de que lo peor podría haber pssado para ellos.

Los técnicos ucranianos intentan reparar una importante central eléctrica que antes abastecía a toda la orilla derecha de la región de Jersón. El responsable de la empresa nacional de energía de Ucrania atribuyó la destrucción a "la ira impotente de los ocupantes antes de huir".

Tras una visita sorpresa a la ciudad recién liberada, el presidente Zelenski aprovechó su discurso nocturno para condenar a Rusia como los ocupantes que lo destruyen todo: "esta es su llamada operación especial".