Asalto al Capitolio | "Había la sensación de que la policía había perdido el control del edificio": el testimonio de una mujer que estaba dentro del Congreso cuando sucedió el asalto

Redacción - BBC News Mundo
·3 min de lectura
cAPITOLIO
"Cualquier cosa puede pasar", pensó la periodista Jamie Stiehm al ver cómo se desarrollaban los acontecimientos.

"Hoy va a pasar algo malo. No sé qué, pero algo malo va a pasar".

Jamie Stiehm le confesó a su hermana ese mal presentimiento antes de que una masa de seguidores de Donald Trump irrumpiese por la fuerza en el Capitolio el 6 de enero.

La intuición de esta columnista política estadounidense no le falló. Esto es lo que vio desde la tribuna de prensa de la Cámara de Representantes de EE.UU:

Afuera del Capitolio, encontré un grupo de bulliciosos partidarios del presidente Donald Trump, todos agitando banderas y jurándole lealtad. Había una sensación de que se estaba gestando un problema.

Entré en la Cámara de Representantes y subí a la tribuna de prensa, donde se nos asignaron nuestros asientos, observando desde allí la sombría sesión.

La presidenta de la Cámara, Nancy Pelosi, sostenía el mazo y mantenía los cinco minutos de intervención de cada representante.

Al empezar la segunda hora, de repente oímos cristales rotos. El aire comenzó a espesarse. Un anuncio de la policía del Capitolio decía: "Un individuo ha entrado en el edificio".

Jamie Stiehm
La periodista estadounidense Jamie Stiehm llamó a su familia temiendo que pudiera pasarle algo.

Así que todo el mundo miró a su alrededor y todo siguió con normalidad. Pero después de eso, los avisos siguieron llegando. Y se volvieron más y más urgentes.

Anunciaron que los intrusos habían entrado en la rotonda, que está bajo la famosa cúpula de mármol. La sagrada casa de la democracia estaba siendo asaltada.

Muchos de nosotros somos periodistas muy curtidos -he visto mi cuota de violencia cubriendo homicidios en Baltimore-, pero esto era impredecible.

La policía no parecía saber lo que estaba pasando. No estaban coordinados. Cerraron las puertas de la cámara, pero al mismo tiempo nos dijeron que tendríamos que evacuar. Así que cundió una sensación de pánico.

Yo tenía miedo. Te lo aseguro. Y he hablado con otros periodistas que dijeron que estaban un poco avergonzados de sí mismos por tener miedo.

Había una sensación de "nadie está a cargo aquí, la policía del Capitolio ha perdido el control del edificio, cualquier cosa puede pasar".

Guardias
Stiehm sintió muy pronto que la policía había perdido el control de la situación.

Recuerdos del 11-S

Si recuerdan los ataques del 11 de septiembre de 2001, hubo un avión que cayó y no alcanzó su objetivo, que no era otro que el Capitolio.

Recordaba a eso. Llamé a mi familia, sólo para hacerles saber que estaba aquí y que era una situación peligrosa.

Hubo un disparo. Pudimos ver que había un enfrentamiento en nuestra sala. Cinco hombres estaban en la puerta sosteniendo armas.

Era una visión aterradora. Los hombres miraban a través de una ventana de cristal rota y parecía que podían disparar en cualquier momento.

Afortunadamente no hubo disparos dentro de la cámara. Pero por un momento, pareció que era una posibilidad real. Porque las cosas estaban precipitándose muy rápido.

Tuvimos que arrastrarnos bajo las barandillas para salir. No estaba vestida para eso. Muchas mujeres vestían elegantemente, con tacones, porque habían venido a un evento formal.

Me refugié en la cafetería de la Cámara junto con otras personas. Todavía estoy temblando.

Nancy Pelosi
Cuando Pelosi decidió continuar con la sesión, los presentes sintieron que volver era enviar un mensaje poderoso a los asaltantes.

Un mensaje político poderoso

He visto muchas cosas como periodista, pero esto era algo diferente. Era el hemiciclo de representación público siendo socavado, asaltado, degradado.

Y creo que por eso la presidenta de la Cámara quiso volver y sostener el mazo de nuevo y continuar.

Después tuve que decidir si yo también iba a volver a la Cámara. Decidí que probablemente lo haría, porque el mensaje que se está enviando es: "Puedes incitar a una turba, pero vamos a seguir".

Creo que es un mensaje político muy importante.

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.