Asalto al Capitolio: según funcionarios, Trump usó maniobra 'descarada' para anular elecciones

·7 min de lectura
© Jim Bourg, Reuters

Donald Trump acosó al Departamento de Justicia para que persiguiera sus falsas acusaciones de fraude, esforzándose en vano por reclutar a altos cargos de las fuerzas del orden en su desesperado intento de mantenerse en el poder y organizando un dramático enfrentamiento en el Despacho Oval en el que sopesó sustituir al líder de la agencia por un funcionario de menor nivel más complaciente, según testimonios ante el panel de la Cámara de Representantes que investiga el asalto al Capitolio.

Tres funcionarios del Departamento de Justicia de la era Trump relataron una incesante campaña de presión por parte del presidente, incluyendo día tras día de directivas para perseguir las acusaciones sin fundamento de que la elección ganada por el demócrata Joe Biden había sido robada. Los funcionarios describieron el contacto constante como una clara violación del protocolo para un departamento que aprecia su independencia de la Casa Blanca, pero dijeron que rechazaron cada demanda porque no había ninguna evidencia de fraude electoral generalizado.

"Que el departamento se inserte en el proceso político de esta manera, creo que habría tenido graves consecuencias para el país que muy bien podrían habernos llevado a una crisis constitucional", dijo Richard Donoghue, el funcionario número dos en funciones en los últimos días de la Administración Trump.

El presidente, dijo, tenía este "arsenal de acusaciones. Las revisé pieza por pieza para decir que no, que no eran ciertas".

Otro testigo, Jeffrey Rosen, que fue fiscal general en funciones, dijo que fue llamado por Trump o se reunió con él básicamente todos los días desde que ascendió al cargo a finales de diciembre de 2020 hasta principios de enero de 2021, y que el tema común era la "insatisfacción por lo que el Departamento de Justicia había hecho para investigar el fraude electoral."

Todo se sumó a un "intento descarado" de utilizar el Departamento de Justicia para su propio beneficio político, dijo el representante Bennie Thompson, demócrata de Mississippi y copresidente del Comité del 6 de enero.

"Donald Trump no sólo quería que el Departamento de Justicia investigara", dijo Thompson. "Quería que el Departamento de Justicia ayudara a legitimar sus mentiras, que básicamente llamara a la elección corrupta" y que nombrara un abogado especial. El Departamento de Justicia se resistió a cada demanda.

Enfrentamiento en el Despacho Oval

Como en anteriores audiencias, el Comité se centró en los legisladores que se habían alineado con los esfuerzos de Trump. El jueves, el panel reprodujo entrevistas grabadas de ayudantes de Trump diciendo que múltiples integrantes republicanos del Congreso solicitaron indultos en los días posteriores a los violentos disturbios en el Capitolio.

El testimonio también se centró en un tenso enfrentamiento en el Despacho Oval el 3 de enero de 2021, en el que Trump contempló la posibilidad de sustituir a Rosen por un funcionario de menor nivel, Jeffrey Clark, que quería defender las falsas denuncias de fraude electoral de Trump. Donoghue y otro alto funcionario del Departamento de Justicia, Steven Engel, advirtieron a Trump que habría dimisiones masivas en el departamento si Trump seguía adelante con su plan. Sólo entonces Trump cedió.

El nombre de Clark fue mencionado al principio de la audiencia, con el representante Adam Kinzinger, un republicano de Illinois, burlándose de él como un abogado cuya única calificación era su lealtad a Trump. Un abogado de Clark no devolvió un correo electrónico antes de la audiencia.

"¿Quién es Jeff Clark?" preguntó retóricamente Kinzinger. "Haría cualquier cosa que el presidente quisiera que hiciera, incluyendo el derrocamiento de unas elecciones democráticas libres y justas".

Apenas una hora antes de que comenzara la audiencia, se supo que agentes federales registraron esta semana la casa de Clark en Virginia, según una persona familiarizada con el asunto que no estaba autorizada a hablar por su nombre y habló bajo condición de anonimato. Un portavoz de la fiscalía estadounidense confirmó la existencia de actividad policial en Virginia, donde vive Clark, pero no quiso decir con qué estaba relacionada.

La audiencia del panel ha sido la quinta de este mes del Comité de la Cámara de Representantes que investiga los prolegómenos de la insurrección en el Capitolio, cuando los fieles del expresidente irrumpieron en el edificio mientras los legisladores certificaban los resultados de las elecciones ganadas por Biden. Entre los testigos se encuentran los policías agredidos en el Capitolio, así como abogados, un ejecutivo de televisión y funcionarios electorales locales que se resistieron a las exigencias de alterar los resultados a favor de Trump.

El Comité presentó la semana pasada las declaraciones grabadas en vídeo del ex fiscal general William Barr, que fustigó las afirmaciones de fraude de Trump y dimitió tras no convencer al presidente.

"Pacto de asesinato-suicidio"

La audiencia del jueves se centró en lo que ocurrió después, cuando Rosen, el principal adjunto de Barr, se hizo cargo del departamento y se encontró inmediatamente asediado por las exigencias de Trump para que actuara.

En una conversación telefónica, según las notas manuscritas tomadas por Donoghue y destacadas en la audiencia del jueves, Trump le indicó a Rosen que "sólo dijera que la elección fue corrupta y nos dejara el resto a mí y a los congresistas republicanos"-

Por esas fechas, Trump fue presentado por un congresista republicano, el representante Scott Perry, de Pensilvania, a Clark, que se había incorporado al departamento en 2018 como su abogado jefe de medio ambiente y que posteriormente fue nombrado para dirigir su división civil. Clark ha sido citado por el Comité pero no estuvo entre los testigos del jueves. Los legisladores reprodujeron el jueves una declaración grabada en video en el que se le ve invocar repetidamente su derecho constitucional a no autoinculparse.

Clark, según declaraciones de otros funcionarios del Departamento de Justicia, se reunió con Trump a pesar de que los jefes del departamento le habían ordenado que no lo hiciera, y se presentó como un hombre deseoso de ayudar a los esfuerzos del presidente para impugnar los resultados de las elecciones. Un informe publicado el año pasado por el Comité Judicial del Senado que pintaba a Clark como un implacable defensor de Trump incluía un borrador de carta en el que se presionaba a los funcionarios de Georgia para que convocaran una sesión legislativa especial para reconsiderar los resultados de las elecciones.

Clark quería que se enviara la carta, pero sus superiores en el Departamento de Justicia se negaron.

La situación llegó a un punto crítico el 3 de enero de 2021, un domingo, cuando Clark informó a Rosen en una reunión privada en el Departamento de Justicia de que Trump quería sustituirle por Clark como fiscal general en funciones. Rosen, resistiéndose a la idea de ser despedido por un subordinado, dijo este jueves que se puso en contacto con altos funcionarios del Departamento de Justicia para reunirlos y también solicitó una reunión en la Casa Blanca.

Esa noche, Rosen, Donoghue y Engel, junto con Clark, se reunieron con Trump y los principales abogados de la Casa Blanca para una polémica reunión de horas en el Despacho Oval sobre si el presidente debía seguir adelante con sus planes de un cambio radical de liderazgo en el departamento.

Según el testimonio aportado por Rosen, Trump abrió la reunión diciendo: "Una cosa que sabemos es que tú, Rosen, no vas a hacer nada para anular las elecciones."

Donoghue y Engel dejaron claro a Trump que ellos y un gran número de otros funcionarios del Departamento de Justicia dimitirían si Trump despedía a Rosen. Los abogados de la Casa Blanca dijeron lo mismo. Pat Cipollone, entonces abogado de la Casa Blanca, dijo que la carta que quería enviar Clark era un "pacto de asesinato-suicidio".

"Steve Engel dijo en un momento dado: 'Jeff Clark va a dirigir un cementerio. Y qué vas a hacer con un cementerio', que habría tal éxodo de la dirección", dijo Donoghue al Comité Judicial del Senado. "Así que se le dijo muy fuertemente al presidente que eso ocurriría".

Donoghue también trató de disuadir a Trump de que creyera que Clark tenía la formación jurídica necesaria para hacer lo que el presidente deseaba, ya que no era un fiscal penal en el departamento.

"Y él como que replicó diciendo: 'Bueno, he hecho un montón de apelaciones muy complicadas y litigios civiles, litigios ambientales y cosas así'", dijo Donoghue. "Y yo le dije: 'Así es. Eres un abogado medioambiental. Qué tal si vuelves a tu despacho y te llamamos cuando haya un vertido de petróleo'".

*Con AP; adaptado de su versión en inglés

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente