Así ha cambiado Europa su forma de pensar sobre el matrimonio homosexual desde 1989

El club suma ya 28 miembros, mientras que hay otros que siguen llamando a la puerta y que quieren formar parte de la Unión Europea. Son muchos países, que comparten unos objetivos comunes y que han encontrado en los acuerdos la posibilidad de seguir progresando, especialmente en el aspecto económico y comercial.

Pero si hay lazos que unen, también hay legislaciones que separan. A menudo se distingue entre la Europa del Norte y la Europa del Sur, fundamentalmente cuando la economía está presente, pero en asuntos sociales se puede distinguir entre la Europa del Este, fundamentalmente la que durante décadas perteneció o estuvo influida por la Unión Soviética, y la Europa Occidental. 

En el caso del matrimonio homosexual y el reconocimiento de sus derechos se pueden apreciar claramente las diferencias en las últimas tres décadas, tal y como se observa en la imagen superior.

1989

Acaba de caer el Muro de Berlín y la Unión Soviética está a punto del colapso. Empieza un periodo nuevo en Europa. En ningún país se reconocen las uniones civiles entre gays, lesbianas, transexuales y bisexuales (el conocido como colectivo LGTB) hasta que en este año Dinamarca se convierte en el primero que reconoce por ley este tipo de uniones –las conocidas en España como parejas de hecho-.

1995

Han pasado 6 años y pocas cosas han cambiado en Europa en lo que se refiere a seguir el ejemplo de Dinamarca. Noruega (1993) y Suecia (1995) han aprobado una legislación similar, pero paralelamente al este de Europa se está produciendo el efecto contrario. Lituania, Bielorrusia (no pertenece a la UE) y Bulgaria limitan constitucionalmente el matrimonio a personas de distinto sexo.

2001

6 nuevos años en los que se han producido cambios radicales en Europa. Tal y como se observa en el gráfico, el color azul (que muestra los países que permiten las uniones civiles) empieza a apoderarse de la zona más occidental, mientras que el rojo (aquellos estados que por Constitución solo permiten el matrimonio heterosexual, sin dar lugar a otro tipo de uniones) se impone en el lado oriental. Portugal, Francia, Alemania o Bélgica se han unido a los primeros, mientras que Polonia o Ucrania ya forman parte de los segundos. 

Precisamente en este mismo año se produjo en Holanda un hecho sin precedentes. Tras aprobar en 1998 las uniones civiles, el 1 de abril de 2001, las autoridades holandesas celebraron los primeros matrimonios entre personas del mismo sexo, convirtiéndose en el primer país del mundo en permitirlos.

2005

El 3 de julio de 2005, entraba en vigor en España la Ley 13/2005 en el Código Civil que permitía el matrimonio entre cónyuges del mismo sexo, convirtiéndose el país en el tercero del mundo en permitirlo tras Holanda y Bélgica. La ley española incluso se convertía en pionera, ya que incluía derechos de adopción conjunta, de herencia y de pensión.

Desfile del Orgullo Gay en 2012 en Madrid (AP).

2010

Poco a poco los países que hasta el momento reconocían las uniones civiles empiezan a permitir el matrimonio homosexual. Así, Suecia, Noruega, Portugal o Islandia se adhieren. En el otro extremo Serbia  también limita constitucionalmente las uniones a personas de distinto sexo.

2016

El mapa muestra una imagen muy curiosa. Los países más occidentales (España, Francia, Reino Unido, Irlanda, Holanda…), así como los nórdicos (Suecia y Noruega) permiten los matrimonios entre personas del colectivo LGTB y les dan los mismos derechos que a los enlaces tradicionales; los países del centro de Europa (Alemania, República Checa, Suiza, Austria) permiten las uniones civiles; y los países más orientales (Polonia, Lituania, Bulgaria…) siguen teniendo una Constitución que prohíbe específicamente las uniones que no sean de personas de distinto sexo.

Apunte a tener en cuenta: Pese a que en los países más orientales de Europa hay movimientos que abogan por permitir el enlace homosexual, lo cierto es que socialmente este tipo de uniones no están bien vistas

El Eurobarómetro de octubre de 2015 mostraba que en Bulgaria (17% de aprobación al matrimonio homosexual), Letonia (19%) o Rumanía (21%) la aprobación de este tipo de leyes generarían una gran controversia interna. Unos datos muy alejados  por ejemplo de Suecia (90%), Dinamarca (87%) o España (84%) donde esta realidad social ya se ha normalizado casi por completo tras más de una década desde que se produjeron las leyes que permitían el matrimonio LGTB.

Javier Taeño (@javiertaeno)