Arturo Requejo en Merlos Place: del edredoning en GH11 a hippie al lado de Merche

Arturo Requejo en 'Mujeres y Hombres y Viceversa' en una foto de archivo. (Photo: Telecinco)

Hacía mucho tiempo que no le veíamos en televisión. Cuando parecía que Arturo Requejo había sentado la cabeza al lado de la cantante Merche, llega el Merlos Gate y ¡boom!, el delfín de Basauri vuelve a la carga. Pensábamos que el caso de la infidelidad de Alfonso Merlos a Marta López con Alexia Rivas no iba a dar mucho más de sí, pero nos equivocábamos totalmente. El último en unirse al caso que ha llegado a TMZ, la web de cotilleo más famosa de Estados Unidos, ha sido Arturo, el que fuera concursante de Gran Hermano 11, que aseguraba este fin de semana en Viva la vida haber mantenido un romance con Alexia entre febrero y marzo, dejándonos a todos con la boca abierta puesto que nadie conocía su ruptura con Merche. 

La primera vez que vimos a Arturo Requejo fue en septiembre de 2009. Un atractivo exmilitar que había formado parte del Grupo de Operaciones Especiales del Ejército, de ojos verdes y sonrisa pícara, a sus 32 años entraba a la casa de Guadalix para dar guerra. En su presentación, Arturo se definía como optimista y divertido y ya anunciaba su especial debilidad por el sexo femenino, algo que había desembocado en una ajetreada vida amorosa que le había llevado a tener tres hijos con tres mujeres diferentes y cada una en un país del mundo. En aquel momento, el sueño de Arturo era montar una empresa de reformas de viviendas de lujo. 

El edredoning más famoso de GH

Le faltaron horas al vasco para ‘enamorarse’ de una de sus compañeras. Desde el primer día, Arturo se autoproclamó ‘el delfín de Basauri’, haciendo referencia a sus atributos sexuales y comenzó a tontear con Indhira. La bella malagueña de 23 años, estudiante de Turismo, cayó rendida a sus pies a las pocas horas de comenzar la vida en directo. Su relación dio para muchas horas de televisión y para muchos comentarios. Lo que comenzó siendo un juego de seducción (y mucho edredoning, hasta en un ataúd en la noche de Halloween) terminó provocando el enamoramiento de ella que la hizo casi enloquecer de celos por los continuos coqueteos de Arturo con otras concursantes. 

La llegada a la casa de Carolina Lavin, en el momento en el que Arturo e Indhira estaban a punto de romper, hizo que la malagueña se volviera loca de celos y llegara a ser expulsada del concurso tras lanzarle un vaso de agua a su compañera de concurso tras una fuerte discusión. Pero ahí no terminó la cosa. Como Arturo no consiguió nada con Carolina, fue directo a por Tatiana, otra concursante de origen ruso, con la tuvo una noche de pasión y desenfreno y con la que se fue a vivir tras el programa aunque solo fueron amigos. 

Sin duda, Indhira y Arturo han sido una de las parejas de Gran Hermano más queridas. En 2010 participaron en GH: El Reencuentro, pero en lugar de solucionar sus temas pendientes, lo empeoraron todo. Discutieron, lloraron, se reconciliaron y volvieron a tirarse los trastos a la cabeza. Finalmente Arturo fue expulsado por una fuerte discusión en la cocina con un vaso de por medio de nuevo y ella le siguió a la calle poco después. 

Arturo se convertía después de su paso por GH en uno de los colaboradores más queridos. Con un punto canalla pero siempre con una sonrisa, picarón y ligón por excelencia, mantuvo algún escarceo amoroso con María Lapiedra (hoy pareja de Gustavo González) y con Flor Luján, participante expulsada de GH 12 por un montaje con su compañero El Feroz. Como el amor verdadero no le llegaba, el vasco decidía ser asesor del amor en Mujeres y Hombres y Viceversa y terminaba en Supervivientes donde además de ser un gran concursante también hizo de las suyas con Tatiana Delgado, con la que algún que se produjo algún que otro roce en el agua de Honduras sin que llegaran a mayores. En 2014 probó suerte saltando desde el trampolín de ¡Mira Quién Salta!, quedando tercer finalista en la edición que ganó Sergio, el hijo de Sergio Dalma.

Tras dar algunos tumbos, Arturo optaba por formarse para trabajar detrás de las cámaras y realizaba un curso de Pro Tools en la Universidad San Jorge de Madrid y otro de técnico de sonido. En 2016 se estrenaba como jefe de producción y como actor en un corto, Madrid Gangster, y a su estreno fue acompañado por primera vez por su nueva novia: la cantante Merche. 

Siete años al lado de Merche

El exgran hermano y Merche se habían conocido en 2012 en una fiesta de Kiko Rivera en una discoteca madrileña. Ella se hizo de derogar y no fue hasta meses después que comenzaron su historia de amor. “En televisión tenía un personaje que no es muy compatible con una relación seria y estable. Entonces, para ganarme el corazón de Merche y su confianza, tuve que decidir entre lo que quería y no”, confesó Arturo a la revista ‘Your Way Magazine’ en 2015. Y así lo hizo. Se retiró del ojo mediático para estar al lado del que parecía el amor de su vida. 

Cuando todo iba bien en su vida personal, Merche tuvo que abandonar su chalet de Villaviciosa de Odón (Madrid) por problemas económicos y una gran deuda de casi un millón de euros con Hacienda. Arturo estuvo a su lado en los peores momentos y la cantante y su hija Ambika se instalaron en su casa en la sierra madrileña, donde él tiene un huerto ecológico. De hecho, Arturo siempre se ha considerado el padre de la pequeña a pesar de tener otros tres hijos biológicos que tuvo en sus años en California. 

Poco dada a hablar de su vida privada, Merche quiso agradecer a Arturo su apoyo en Viva la Vida en una entrevista con Toñi Moreno. “Cuando te llega un varapalo de este tamaño es cuando realmente te das cuenta de las personas que te quieren y la gente que estaba a tu lado por estar. Él me ha demostrado que es un auténtico campeón. Es un padre maravilloso. Hemos formado una familia muy bonita y estoy feliz. Mis riquezas son mi familia y me siento la mujer más millonaria del mundo”, decía en 2017.

Su amor iba viento en popa a toda vela. Él discreto en su casa haciendo jabones y mostrándose en sus redes sociales como todo un hippie de manual, y ella con su carrera discográfica tratando de mantenerse en el mercado musical. “Dentro de 20 años me veo con Merche viviendo en una caravana”, decía Requejo hace tan solo unos meses (en noviembre de 2019) en Telecinco.es y añadía: “Ha habido un periodo de adaptación. Al principio había mucha energía negativa por la cantidad de gente que había mirándonos, mucha gente malmetiendo, deseando y esperando el fracaso. Nos hemos estado riendo de todo según han ido pasando los años. Si que es verdad que Merche y yo no tenemos nada que ver, somos el día y la noche, pero somos tan opuestos que nos compenetramos perfectamente. El Ying y el Yang. Claro que tienes días de calentón, como todos, días que estás cargado, y se discute como en todas las casas”.

Ruptura por sorpresa 

Pero la bomba estallaba el pasado fin de semana cuando de repente nos enterábamos que el delfín más famoso de la televisión había mantenido una relación de dos meses con Alexia Rivas, una de las protagonistas del culebrón de la cuarentena Merlos Place. El propio Arturo contaba que había tenido una relación con la reportera de Socialité durante los meses de febrero y marzo de este año y ahí se descubría ‘el pastel’: Merche y Arturo habían roto en enero y nadie se había enterado de esto hasta ahora. 

Según cuentan fuentes cercanas a la pareja, Merche estaba algo cansada de que Arturo siguiera con intención de volver a la televisión o de aparecer en alguna revista del corazón. Además, Terelu insinuaba el domingo que la cantante habría insinuado que Arturo era “algo torpe” haciendo referencia a supuestos deslices que podría haber tenido el exmilitar durante su relación de casi siete años. Los amigos de la pareja cuentan que las discusiones entre ellos ya eran constantes y que deberían haberse separado años atrás. Lo curioso es que Merche ha seguido viviendo en casa de Arturo hasta hace unas semanas para que su hija pudiera seguir yendo al colegio con normalidad. 

Arturo ha adelantado que tiene mucho que contar sobre la nueva novia de Alfonso Merlos. Ya nos ha revelado que quedaba con ella en la casa de la reportera y que en marzo, al intentar volver a verla, ella le dijo que mejor no porque podía tener coronavirus, cuando en realidad ella ya estaba con el periodista político. El delfín de Basauri ha vuelto a la carga y todo indica que nos queda Arturo Requejo para rato, ya que el vasco tiene muchas ganas de hablar tras varios años en silencio. ¿Le veremos en el Deluxe en unos días? ¿Seguirá dando detalles íntimos de su romance con Alexia Rivas?