"Artivismo" con flores en espacios olvidados del centro de Jerez

·3 min de lectura

Jerez de la Frontera (Cádiz), 3 jun (EFE).- Esta semana la puerta principal del derruido Palacio de Riquelme, en Jerez de la Frontera (Cádiz), amanecía decorada con 15.000 claveles. Era la primera de una serie de acciones de "artivismo" que busca reivindicar con flores espacios olvidados y deteriorados del casco histórico de la ciudad gaditana.

La segunda acción de este "artivismo", una gran estructura floral con 2.500 claveles llamada "La Faraona", se ha expuesto junto a la fachada del futuro museo de Lola Flores.

"Todo esto nace de la necesidad de dar vida a través de las flores a espacios del casco histórico de Jerez que están olvidados", comenta a Efe Javier Varela, florista y creador de estas acciones artísticas, mientras da los últimos retoques a su segunda obra, en Plaza Belén, el lugar en el que está previsto se instale también el futuro Museo del Flamenco de Andalucía.

"Esto iba a ser el epicentro de todo, donde se iba a hacer una obra faraónica y, al final, no se ha llegado a hacer nada", se lamenta.

Florista de profesión, Javier Varela ha unido su amor por las flores y por el centro de su ciudad para poner en marcha "Umbral", una acción de "artivismo" que finalizará el próximo 24 de junio con su quinta y última obra y que busca como objetivo que "todo renazca y el centro florezca".

"Umbral", argumenta, es ese espacio que "no está ni dentro ni fuera, no es ni bueno ni malo y que también puede ser el principio de todo", explica este florista jerezano, a la par que adelanta que la última de sus acciones, el 24 de junio, será una obra interactiva, "un umbral que la gente tendrá que atravesar".

Esta obra, que llenará de flores cinco espacios del centro de Jerez, es "como un libro que hay que ir leyendo para llegar hasta el final y que se entienda", cuenta Varela a Efe.

Por eso no puede desvelar dónde será su siguiente escenario ni cuándo, aunque sí indica que al menos se tomará una semana para dedicarse a otros asuntos como su trabajo en la floristería Florenea.

Ha elegido el centro histórico para poner en marcha estas acciones efímeras porque, asegura, le apena ver la situación de dejadez en que se encuentra esta zona de la ciudad, con calles y casas abandonadas, como el propio Palacio Riquelme que ha sufrido varios expolios en los últimos tiempos.

Desde la asociación vecinal del centro histórico de Jerez aplauden la iniciativa artística llevada a cabo por Varela, que viene a señalar el deterioro patrimonial y la indiferencia institucional que sufre esta parte de la ciudad.

"Fue un acierto comenzar en Riquelme, edificio emblema de intramuros y fiel reflejo de la situación que vivimos", apunta a Efe la presidenta de esta asociación vecinal Tamara Jiménez, quien recalca que esta acción "artivista" es "un grito ante la necesidad de actuar en una zona completamente degradada".

Así con todo, habrá que esperar al 24 de junio para ver el final de este proyecto artístico y "cruzar el umbral" para "despertar la sensibilidad de la ciudadanía" para alzar y poner en valor este centro histórico.

Por María José Romero

(c) Agencia EFE