La artista iraní Mojan, ahora exiliada en Francia, relata su calvario en la prisión de Evin

© DK / RFI

Mojan, pintora iraní y antigua galerista, acaba de llegar a Francia. Tras un mes en prisión, fue puesta en libertad provisional y consiguió salir del país. Es testigo de los métodos utilizados por el régimen islámico de Teherán para reconocer, detener, interrogar y castigar a quienes llevan manifestándose desde mediados de septiembre de 2022 en las calles para exigir libertad y democracia.

Entrevista hecha por Darya Kianpour

Reconocida en fotos tomadas por los servicios de seguridad durante las recientes manifestaciones contra el régimen iraní en Teherán, Mojan fue detenida en su domicilio una mañana de noviembre. "Eran las 9 de la mañana. Llamaron al timbre. Unas veinte personas. Había dos mujeres entre ellos", afirma.

“Fotografiaron las cuatro esquinas de la casa, grabaron vídeos. Lo registraron todo, pusieron mi habitación patas arriba y metieron todas mis cosas en bolsas de basura para llevárselas... Mi hermana se interpuso para impedir que me llevaran. La empujaron violentamente. Tenía la cara hinchada”, explica a RFI.

Se llevaron a Mojan en un coche escoltado por otros dos vehículos. Las dos agentes que la rodeaban en el asiento trasero no dejaban de pedirle que bajara la cabeza. "Recorrimos casi dos kilómetros antes de que el coche se detuviera bajo un puente. Un hombre se me acercó, me dio una venda y me ordenó que me la pusiera en los ojos. Cambiamos de coche y nos fuimos", dice Mojan, temblando.

"¿Adónde me llevan?", preguntaba repetidamente la joven. "¡Silencio! Cállate, no digas nada", dice que le respondieron los agentes.

"Patadas, latigazos”

‘Estaba hecha un guiñapo’

La esperanza sigue viva


Leer más sobre RFI Español