Arrimadas se aísla para no escuchar a los críticos que reclaman democracia interna en Cs

Asier Martiarena
·4 min de lectura
Arrimadas alegó que la situación de la pandemia obligaba a cambiar el formato de la reunión. (J.J. Guillen, Pool Photo via AP)
Arrimadas alegó que la situación de la pandemia obligaba a cambiar el formato de la reunión. (J.J. Guillen, Pool Photo via AP)

Inés Arrimadas preside Ciudadanos, pero solo se reúne con una docena de cargos. Las formas con las que ha roto con todo lo que llevaba el sello de Albert Rivera han ido convirtiéndola en 'non grata' en diversos espacios naranjas hasta el punto de intentar no cruzarse con quien esté fuera de su círculo de confianza. Porque no todos los contrariados con el rumbo del partido se han ido. Juan Carlos Girauta y Marcos de Quintos, entre otros, sí que hicieron las maletas. Pero aún queda un irreductible grupo de galos que se han quedado para hacerle frente.

El clima se enrareció a mediados de agosto cuando Arrimadas decidió dinamitar las reglas internas del partido y fulminar a la entonces candidata de Cs a la Generalitat, Lorena Roldán, para poner a dedo a un dirigente más afín como es Carlos Carrizosa. El ‘dedazo’ de Arrimadas supuso eliminar la libertad de voto de sus afiliados al invalidar de facto las últimas primarias celebradas en tierras catalanas y relegando a Roldán al puesto honorífico de jefa de filas de la formación en Cataluña.

El malestar fue a más con la vuelta de las vacaciones, y la sucursal primigenia de Ciudadanos empezó a mostrar síntomas de polvorín. Todo esto sin que Arrimadas diera más explicaciones o señales de vida que el de su capricho. Con la vuelta a la actividad parlamentaria en el Parlament catalán –al calor del tercer aniversario de la aprobación en el Parlament de las leyes de desconexión-, el partido naranja organizó una reunión en la que inicialmente participarían sus 36 diputados.

Pero, oliéndose la que le podía caer encima, Arrimadas decidió en el último momento cancelar la invitación al conjunto de sus señorías parea reunirse únicamente con aquellos que ostentan la portavocía en algunas de las comisiones parlamentarias. Como señala Voz Pópuli, lo hizo alegando que la evolución de la pandemia del coronavirus así lo aconsejaba. Pero da la casualidad de que, de paso, se quitó de en medio a todos los críticos que no entienden cómo una de las primeras decisiones de la nueva presidenta del partido es acabar con la democracia interna invalidando los nombramientos salidos de unas primarias, salvo el suyo, obviamente.

Así que Carmen de Rivera, Sergio Sanz, Antonio Espinosa y María Francisca Valle, los diputados que interpusieron una denuncia ante la Comisión de Garantías del partido solicitando la apertura de un expediente por “vulneración de derechos del afiliado por incumplimiento del Comité Ejecutivo Permanente de lo dispuesto en la Ley Orgánica de Partidos Políticos y en los Estatutos del partido”, no pudieron explicar su malestar ni pudieron buscar apoyos para exigir que se vuelvan a celebrar primarias como marcan los Estatutos para designar al nuevo candidato.

“No vemos inconveniencia en cuanto a los plazos para la celebración de unas nuevas primarias, teniendo en cuenta que las próximas elecciones autonómicas en Cataluña no están aún convocadas, que entre su convocatoria y su celebración han de transcurrir 54 días, y las anteriores primarias se resolvieron en un plazo muy reducido de tiempo, también durante el periodo veraniego”, argumentan.

Con la jugada de Arrimadas para aislarlos, la presidenta de Cs únicamente despeja el marrón que ella misma ha creado en Cataluña. Solo en Madrid aplauden la decisión de colocar a Carrizosa por capricho personal y el malestar irá creciendo conforme se acerque la celebración de elecciones en Cataluña. Por eso está centrada por modular un mensaje que atraiga al PSOE de cara a la aprobación de los presupuestos del Estado. Porque su futuro pasa por Madrid, y no por la Cataluña en la que creció como dirigente política.

EN VÍDEO | Carrizosa critica a Puigdemont por ser prisionero "de un partido antisistema"

Más historias que te pueden interesar: