Arranca el primer juicio del #MeToo en Grecia por la violación de una menor

·2 min de lectura

Atenas, 12 ene (EFE).- El primer juicio del #MeToo en Grecia por un presunto caso de violación continuada a una atleta cuando tenía 11 años por parte de su entrenador, comenzó hoy en Atenas y continuará el próximo 26 de enero, cuando se espera que declare la víctima a puerta cerrada.

El Tribunal aceptó en la primera sesión la petición del abogado de que su defendida pueda realizar su declaración a puerta cerrada, mientras que el resto del procedimiento se realizará de forma pública.

El acusado, de 39 años, fue detenido en enero del año pasado y está imputado por los delitos de violación continuada, seducción y abuso de una menor con indecencia.

Durante la sesión inaugural, el imputado negó la acusación y aseguró que "nunca he violado a ningún ser vivo" y reiteró que la relación que mantuvo con la menor fue consentida.

Los hechos empezaron en 2011, cuando la víctima tenía 11 años, en el campeonato nacional de Itea, cuando el acusado afirmó que la menor le miró "con lujuria" mientras vestía su bañador.

En un interrogatorio tras su detención, el acusado había asegurado que "en verano de 2012 consolidamos nuestra relación y estábamos como pareja hablando de matrimonio. Su padre no lo entendía y no sabía nada de la relación amorosa y, por lo que ella me dijo, no estoy seguro de si su madre sabía a qué etapa había llegado nuestra relación".

Según el escrito de la fiscalía, el imputado confesó "sin vergüenza" que mantuvo relaciones sexuales continuadas con la menor, "aprovechándose de su inexperiencia y usando violencia sexual y psicológica contra ella para ocultar la violación a sus padres".

Los hechos salieron a la luz después de las revelaciones hace ahora un año de la medallista olímpica de vela Sofia Bekatoru, quien rompió el silencio de los abusos en Grecia convirtiéndose en la primera figura pública que habló de su propia violación.

Tras esto, la joven se puso en contacto con Bekatoru, quien le brindó su apoyo y juntas llevaron el caso a la fiscalía, por lo que se ofreció a la medallista la posibilidad de declarar como testigo en el proceso.

Se trata del primer juicio por un caso de abuso sexual en el deporte en Grecia, donde el #MeToo todavía está en una fase incipiente y este tipo de delitos han sido silenciados durante décadas y además prescriben a los 15 años, como ocurrió en el caso de Bekatoru, quien lo denunció 23 años más tarde.

El caso de Bekatoru desencadenó múltiples denuncias en el mundo del cine y el teatro, y actualmente están encarcelados varios actores y directores famosos por acusaciones de este tipo.

Según dos encuestas realizadas a principios de 2021, más de la mitad de las mujeres griegas aseguran haber sufrido abusos o acoso sexual alguna vez. En la mayoría de casos, en su lugar de trabajo o en la calle.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente