Armin Laschet en busca de confianza en su carrera hacia el Bundestag

·3 min de lectura

Para Armin Laschet, la campaña previa a las elecciones al Bundestag fue parecida a un combate de boxeo, como así la escenificó en un club para jóvenes boxeadores en Fráncfort del Meno. Para el líder de la CDU y candidato a canciller en Alemania, de 60 años, muchas cosas han ido mal en los últimos meses. Para algunos, el licenciado en Derecho y experiodista, ha cometido numerosos errores.

En la primavera de 2021, los llamados Partidos de la Unión (la CDU y la CSU) mantuvieron un tira y afloja público de varias semanas sobre la candidatura a la Cancillería, e incluso después de que el jefe de Gobierno de Renania del Norte-Westfalia se impusiera a su rival, el líder de la CSU Markus Söder, hubo repetidos llamamientos para que el primer ministro de Baviera sustituyera a Laschet.

Después de la catástrofe provocada por las inundaciones, que también afectaron de manera trágica al estado federado de Renania del Norte-Westfalia, el land de Laschet, el político de la CDU realizó una labor discutida. Mientras, su oponente del SPD, el ministro de Economía Olaf Scholz, ganaba peso en las encuestas. La actitud de Laschet durante un discurso del presidente Federal suscitó críticas.

"En los próximos años, siempre existirán estos riesgos. Y la reconstrucción, cuando se trate de infraestructuras públicas o de empresas, significará también que en una ciudad como esta se necesitan construcciones resistentes a las inundaciones", afirmaba Armin Laschet en su visita a una de las ciudades afectadas por las inundaciones.

La reunión de Armin Laschet con Elon Musk en la proyectada ‘gigafábrica’ de Brandemburgo, cerca de Berlín, también provocó críticas. Los activistas medioambientales hacen campaña contra el macroproyecto porque necesita una enorme cantidad de agua.

En la pandemia de coronavirus, Laschet fue objeto de críticas, no solamente por sus bandazos entre las diferentes medidas y la posterior flexibilización, sino también, porque su hijo Johannes (también conocido como Joe Laschet) había tramitado un acuerdo para adquirir mascarillas con un fabricante de artículos de moda.

Como líder de la CDU, Laschet había ganado votos hablando de su padre, que era minero. Y se describió a sí mismo diciendo: "Puede que no sea el hombre de la puesta en escena perfecta, pero soy Armin Laschet", señalaba el veterano político alemán.

"Hay mucha gente que piensa que Angela Merkel es buena, en primer lugar, y que, después, está la CDU. La reputación de la canciller entre la gente de aquí y de fuera se puede resumir en una palabra: confianza. Necesitamos esta confianza ahora, como partido. Y, esta confianza no se da, no se hereda, no es algo que se pueda transmitir sin más. Hay que trabajar por lograr esta confianza", añadía en el marco de un mitin político.

Armin Laschet también afirmó que Alemania no necesita un director general, sino un capitán de equipo. Durante la campaña electoral, Angela Merkel y Markus Söder han mostrado su apoyo a Laschet pero no ha existido un verdadero entusiasmo por el candidato de la CDU a la Cancillería.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente