Armenia y Azerbaiyán fracasan en hallar compromiso de alto el fuego

·2 min de lectura
Un hombre observa los daños dejados por los ataques en un edificio de Ganja, en la región de Nagorno-Karabaj, el 27 de octubre de 2020
Un hombre observa los daños dejados por los ataques en un edificio de Ganja, en la región de Nagorno-Karabaj, el 27 de octubre de 2020

Armenia y Azerbaiyán no se comprometieron con un nuevo alto el fuego en el conflicto de Nagorno Karabaj en las negociaciones de este viernes en Ginebra, pero acordaron medidas para reducir la tensión, incluida la promesa de no atacar a civiles, informaron los mediadores.

El ministro de Relaciones Exteriores armenio, Zohrab Mnatsakanian, y su homólogo azerbaiyano, Djeyhoun Bairamov, se reunieron para buscar una solución al conflicto armado en Nagorno Karabaj, que ha causado más de 1.000 muertos en poco más de un mes.

Los mediadores franceses, rusos y estadounidenses, reunidos en el "grupo de Minsk", indicaron en un comunicado que pidieron a los beligerantes que aplicaran el anterior acuerdo de alto el fuego.

Las dos partes mantuvieron "un intercambio de opiniones abierto y sustancial con el fin de aclarar sus posiciones de negociación" sobre los puntos conflictivos del acuerdo de alto el fuego alcanzado el 10 de octubre en Moscú y reafirmado luego en París y Washington, añaden los mediadores.

También "acordaron tomar una serie de medidas de forma urgente", según el texto.

Se trata de "no apuntar deliberadamente a poblaciones civiles o blancos no militares, de acuerdo con las leyes humanitarias internacionales", prosigue.

También "participarán activamente para implementar la recuperación e intercambio de cadáveres en el campo de batalla".

Los dos vecinos facilitarán asimismo listas de prisioneros de guerra a la Cruz Roja de aquí a una semana "para permitir el acceso y con vistas a un futuro canje".

Y se comprometieron a brindar información para las negociaciones encaminadas a establecer mecanismos que verifiquen un alto el fuego.

"Seguirán trabajando intensamente para alcanzar una solución pacífica al conflicto", señala el comunicado.

Nagorno Karabaj se separó de Azerbaiyán en los años 1990 después de una guerra que causó 30.000 muertos y cientos de miles de desplazados.

La independencia de Nagorno Karabaj, apoyada económica y militarmente por Ereván, no ha sido reconocida por la comunidad internacional, ni siquiera por Armenia.

Desde el 27 de septiembre, las fuerzas azerbaiyanas y las de Nagorno Karabaj apoyadas por Ereván se enfrentan de nuevo. Hasta ahora hubo tres intentos de tregua humanitaria que saltaron por los aires.

Según saldos parciales, más de 1.250 personas, incluidos más de 130 civiles, murieron durante estos enfrentamientos, los peores desde la guerra de los años 1990.

El presidente ruso Vladimir Putin, cuyo país ejerce de árbitro en la región, mencionó la semana pasada un saldo cercano a los 5.000 muertos.

nl-bur/dl/ahe/ob/erl/dg