Las armas de Telecinco para rescatar el éxito de 'Gran Hermano' con 'Secret Story'

·5 min de lectura
Carlos Sobera en 'Secret Story' y Mercedes Milá en 'Gran Hermano'. (Photo: Telecinco)
Carlos Sobera en 'Secret Story' y Mercedes Milá en 'Gran Hermano'. (Photo: Telecinco)

Telecinco empieza el año poniéndose a prueba. Antena 3 cerró 2021 como la cadena líder, algo a lo que estaba acostumbrado el canal de Mediaset. La última edición de La isla de las tentaciones y la emisión de Secret Story no han logrado brillar como lo suelen hacer los realities en la cadena, por lo que esta vez se la juega apostando por concursantes anónimos en lugar de famosos para el nuevo Secret Story, que se estrena este jueves.

El regreso de Gran Hermano ha sido la gran incógnita desde que la edición VIP de 2019 se enfrentara al boicot de anunciantes por el supuesto caso de abuso sexual a la exconcursante Carlota Prado (GH Revolution, 2017) por parte de otro de los concursantes. En un principio se planteó que el espacio regresara en 2021, y en los últimos meses sobrevolaba la idea de que lo haría este mes de enero. Pero, finalmente, ha quedado desbancado por Secret Story.

A pesar de ello, poco diferencia al formato que da el pistoletazo de salida este jueves del que fuera presentado durante años por Mercedes Milá y, más tarde, por Jorge Javier Vázquez, con peor suerte en los datos de audiencia. De hecho, Telecinco utilizará sus armas para testar con Secret Story cómo funcionaría el regreso de GH:

Concursantes anónimos

Como ha confirmado la cadena este martes en la rueda de prensa de Secret Story, la audiencia llevaba mucho tiempo pidiendo una edición con anónimos. La cantera de famosos de Mediaset parece, en los últimos tiempos, desgastada para los realities, por lo que se le ha dado un descanso. De hecho, Mediaset espera que “al ser Secret Story una marca nueva, los anónimos la empujen”.

Los participantes del reality tienen entre 24 y 44 años, y abarcan todo tipo de profesiones: desde teniente alcaldesa, hasta técnico de emergencias sanitarias o profesor. La productora Zeppelin ha mantenido el casting abierto desde el pasado mes de febrero, y ha buscado que “sea inclusivo, con caras nuevas, personas auténticas y colectivos fuera del foco mediático”. Convivirán entre 13 y 14 semanas.

Nuevos presentadores (sin Jorge Javier Vázquez)

Un “triunvirato”, según lo ha acuñado Sandra Barneda, que se estrena haciendo equipo. En esta ocasión, la presentadora de La isla de las tentaciones se encargará de la gala de los martes, Carlos Sobera será la cabeza de cartel a cargo de la gala principal de los jueves y Toñi Moreno presentará los debates el domingo. Es decir, tres entregas semanales en prime time más las señales 24 horas de Mitele y MitelePLUS.

De esta forma, se quedan fuera el habitualmente cuestionado Jordi González y Jorge Javier Vázquez. Manuel Villanueva, el director de Contenidos de Mediaset, ha explicado que “Jorge Javier tiene que volver a volcarse en Sálvame”, que es donde se le necesita más, y que el presentador “se maneja mejor con celebrities que con anónimos”, como ya ha demostrado en otros concursos como Supervivientes.

¿Por qué ellos?

La elección del trío de presentadores ha sido muy aplaudido por la audiencia. La razón de que ellos hayan sido los escogidos, según Villanueva, es su experiencia probada y que forman una “alineación casi astral que hace que se complementen muy bien”.

Vuelve un formato que ha descansado

Asimismo, ha añadido que Mediaset decidió dejar descansar el espacio con gente anónima (GH) para que se regenerara. Razón de más para subrayar que el formato, en esencia, es el mismo.

Sobre el regreso de Gran Hermano como tal

La cadena ha dejado claro que GH regresará. No ha puesto fecha a la vuelta, sino que se han limitado a afirmar que “ha de esperar” y prefieren “no generar una cacofonía al respecto”, pero “está en el futuro”.

Lo que aporta (de nuevo) Secret Story

Cada concursante entrará con un secreto que el resto debe descubrir para hacerse con un premio de 50.000 euros. El que quede al descubierto no podrá seguir optando a esa cantidad, aunque sí podrá seguir concursando (a menos que sea expulsado por la audiencia). El ganador de la edición se embolsará 150.000 euros. La gala de estreno de este jueves será “muy original y visual”, porque el fin del programa es, sí o sí, entretener.

Cómo lo afrontan los nuevos presentadores

Carlos Sobera: “Me gustan mucho los programas con gente corriente, es la única capaz de sorprenderte. Los famosos tienen una mochila que conocemos y ya tenemos un juicio sobre ellos”. Su secreto para conectar con el público es ser “tremendamente natural y respetuoso con todo el mundo”, porque “para juzgar ya está la audiencia”. Y, aunque nadie desconoce su trayectoria como actor, no interpreta en el plató. “La impostura provoca rechazo, aunque pueda poner cara de Clint Eastwood (sin escupitajo)”, bromea.

Toñi Moreno: Aunque pocos lo recordaban, la presentadora ha incidido en la rueda de prensa en que ya presentó un reality hace 20 años. Sin embargo, como ya han pasado dos décadas, es como un estreno para ella. “Soy espectadora de telerrealidad, llego a casa y disfruto con esa desconexión. Yo soy como los que entran a la casa, una cara nueva. Si tienes un secreto, a la última que debes contárselo es a mí”.

Sandra Barneda: “El reality es más auténtico y genuino que la política. De hecho, la política es un reality también. Siempre digo que La isla de las tentaciones me ha hecho mejor persona y me ha ayudado a saber escuchar”. Respecto a los secretos que puedan tener los concursantes, está convencida de que “todos tenemos un best-seller en nuestra vida”. A ella no se le va la lengua (como a Toñi Moreno), se considera una “superguardiana de secretos”.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente