El arma de doble filo de algunos acondicionadores para el pelo

·6 min de lectura
El mito de que todas las siliconas son malas es eso, un mito. En realidad, las siliconas no son ni malas ni buenas para tu cabello si no te pasas con la cantidad y te aclaras bien el pelo. (Foto: Getty)
El mito de que todas las siliconas son malas es eso, un mito. En realidad, las siliconas no son ni malas ni buenas para tu cabello si no te pasas con la cantidad y te aclaras bien el pelo. (Foto: Getty)

Si sientes que tu cabello se está debilitando y no sabes qué lo está causando, es posible que desees echar un vistazo al champú y al acondicionador que estás usando. Hay ingredientes ocultos en los productos capilares que, a pesar de que ser seguros y útiles, no convienen a todos los cabellos porque pueden causar adelgazamiento y caída del cabello.

Es difícil determinar si un ingrediente específico causa o no la caída del cabello. Pero si en la fórmula de tu champú o acondicionador encuentras ingredientes con terminaciones como “siloxano” o “cona”, ¡ahí lo tienes! Dimeticona, amodimeticona, ciclometicona… son solo algunos de los nombres a evitar.

Son siliconas solubles que hacen que las texturas de los productos para el pelo sean más fluidos, reduzcan el encrespamiento y den mucho brillo. Sin embargo, el uso excesivo de algunos productos con estos ingredientes puede causar problemas de diversos grados a las personas según su tipo de cabello y el tipo de producto.

No obstante, hay que decir las siliconas ni son tóxicas, ni son plásticos. Estas sustancias cumplen varias funciones: pueden ser emolientes, emulsionantes, surfactantes, protectores… Según explica Déborah García Bello, química y divulgadora científica: "Los emulsionantes, por ejemplo, son compuestos capaces de mantener una mezcla estable entre sustancias opuestas como las de muchos cosméticos, que tienen fase acuosa y fase oleosa. Con la incorporación de emulsionantes, las mezclas se vuelven homogéneas y estables. Todo esto hace que mejoren la apariencia del pelo, aportando suavidad, brillo, cuerpo, movimiento, facilitando el peinado y evitando el encrespamiento".

Pero algunas siliconas en concreto, las llamadas siliconas no solubles, o las siliconas solubles presentes en mascarillas sin aclarado, "pueden apelmazar algunos tipos de cabello, darles aspecto de suciedad y enmascarar un pobre estado de salud", explica Gª Bello en un artículo publicado en Cultura Científica.

Una opinión compartida con Vanessa Thomas, química especializada en cosmética y fundadora de Freelance Formulations:“Las siliconas forman una barrera alrededor del tallo del cabello, para proteger el cabello y mejorar la textura. Pero algunas pueden apelmazar el cabello si se usan en exceso y otras son muy difíciles de eliminar".

El problema es que al aplicarlas en el cabello, algunas de estas siliconas se van acumulando sobre la fibra capilar, que acaba pesando demasiado, y esto a su vez hace que el pelo pierda cuerpo y volumen, y se engrase con facilidad.

En concreto, "el cabello fino no retiene bien los productos pesados ​​y esto puede hacer que se vea grasiento y descuidado", apunta Thomas en un artículo publicado en Shefinds.

Además, se deshidrata por dentro, ya que la silicona actúa como una capa impermeable que hace que parezca suave por fuera, mientras que al interior no llega ni nutrición ni hidratación.

Es decir, que hay un tipo determinado de siliconas que tienen un efecto secundario paradójico: como al aplicarlas el pelo se ensucia antes, lo lavamos más. Al aumentar la frecuencia de lavado, dañamos más la fibra, y como está más castigada, usamos más acondicionadores o aceites de peinado. De manera que acabamos saturando al cabello con tantos productos. Sin quererlo, te has metido en un bucle con el que en vez de cuidar la salud de tu pelo, parece que lo agredes a cada paso. 

Es lo que se conoce como el 'ciclo de la silicona'. Por un lado, estos productos capilares con silicona nos aportan brillo y suavidad por fuera y por otro, al sellarlo, impiden que los activos verdaderamente hidratantes penetren en la fibra capilar. 

Por suerte, no todas las siliconas son iguales. Para saber qué estás dando de comer a tu cabello, debes aprender a identificarlas y así podrás ir reduciendo la cantidad de siliconas que utilizas. 

Son siliconas los compuestos que terminan en 'methicone', 'methiconol' y 'siloxysilicate', y los que contienen la palabra 'siloxane'. El nombre de los compuestos está en inglés ya que es como suele indicarse en la mayoría de las etiquetas, pero si cambias el “cone” por un “cona” tendrás el 90 por ciento de la traducción.

Las siliconas solubles que comienzan por 'peg' son más ligeras y más fáciles de eliminar con agua, pues son hidrosolubles. También existen las siliconas volátiles, con una permanencia muy baja en el cabello. Son las que contienen el prefijo 'cyclo': 'cyclopentasiloxane', 'cyclomethicone'…y son muy útiles para cabellos finos y con poco cuerpo, ya que aportan textura y brillo pero se volatilizan con el tiempo, desapareciendo del pelo.

Otras, como la amodimeticona y la dimeticona, frecuentes en productos para cabello muy rebelde o grueso, apenas son solubles y se agarran al pelo. Son las siliconas más insolubles ('dimethicone', la 'amodimethicone', 'polydimethisiloxane' …) y las que crean una capa protectora sobre el pelo que lo protegen de agresiones externas. Por ese motivo, los productos que alargan la coloración de cabellos teñidos suelen contener alguna de estas siliconas.

También están presentes en los protectores térmicos (tipo serums o sprays); su misión aquí es crear una barrera entre el cabello y las planchas, las tenacillas o el secador. "En champús funcionan como vehículos (surfactantes) para garantizar la correcta distribución de los componentes del producto y facilitar su aplicación", señala Gª Bello.

Lo que tienes que saber es que las siliconas insolubles son útiles para dar un aspecto saludable a un cabello que está castigado, pero no recomponen el cabello, sino que crean la apariencia de que cierran la cutícula, aportando brillo y movimiento. Esto puede entenderse como una virtud o como un defecto. Es una virtud que un cabello dañado pueda aparentar que está sano. 

Por eso, las siliconas insolubles son ideales para cabellos irrecuperables. La parte mala es que pueden enmascarar un problema capilar. Es decir, el cabello puede estar dañado y las siliconas depositadas en su superficie nos impiden detectarlo.

¿Conclusión? Se puede decir que las siliconas insolubles no son aconsejables para cabellos con poco cuerpo, principalmente porque aumentan el peso del pelo y pueden llegar a apelmazarlo o a dar la sensación de cabello sucio.

Como ya he comentado antes, las siliconas solubles se pueden eliminar simplemente con agua. En cambio, las siliconas no solubles necesitan la ayuda de champús con sulfatos para eliminarse del pelo. Esto puede parecer una tontería pero si lo que quieres es mantener el pelo hidratado, quizás deberías evitar utilizar productos con silicona no soluble. Ten en cuenta que los sulfatos también se encuentran en las pastillas para los lavavajillas y en los detergentes para la ropa. Y, sinceramente, no creo que a nadie le guste la idea de lavar el pelo con un detergente de ropa, porque, además, los sulfatos destruyen los aceites naturales de tu cabello.

Así que ojo con los productos que compras para cuidar tu pelo. Si el objetivo es mantener la hidratación natural y sus aceites naturales intactos, no uses siliconas no solubles, ya que los productos para eliminarlas contienen sulfatos que dañarán tu cabello. 

Otro consejo, siempre que te apliques productos con silicona, acuérdate de aclararte bien el pelo cuando toque ya que, si no, esta se puede acumular, dejándolo apelmazado y dañándolo. Piensa que la capa que forma la silicona hará que muchas de las proteínas, nutrientes y otros productos hidratantes no sean absorbidos por tu cabello. Por lo que, a no ser que te laves el pelo simplemente con agua de vez en cuando, puede ser un problema.

Más historias que pueden interesarte:

Cómo evitar que el pelo rubio se vuelva verde durante el verano

 

Cuando el pelo duele: los verdaderos motivos y a quién acudir

Cómo cuidar tu pelo este verano para que no se te caiga en otoño

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente