La aristócrata cubano-española de 100 años está contenta con su segundo título nobiliario recuperado

Imagen de archivo de la aristócrata cubano-española María Elena de Cárdenas. EFE/Rodrigo Miragaya/Archivo

Miami (EE.UU.), 29 nov (EFE).- La aristócrata cubano-española María Elena de Cárdenas, que cumplió 100 años el pasado 5 de junio, se mostró este viernes muy contenta por una sentencia del Tribunal Supremo de España que reconoce sus derechos sobre el marquesado de Campo Florido, hasta ahora en manos de Alicia Alcocer Koplowitz.

Luis de la Vega, hijo de María Elena de Cárdenas, relató a Efe que esta mañana saludó a su madre, cuando ella estaba desayunando, dándole la buena noticia y ella quedó "fascinada".

"Le estoy muy agradecida a la justicia española", afirmó "Manana", como la llaman sus hijos y nietos al enterarse en su casa de Coral Gables (Miami-Dade) de la decisión tomada el jueves por el alto tribunal.

Además de darle la razón a María Elena de Cárdenas, el Supremo condenó a la demandada, Alicia Alcocer Koplowitz, a pagar las costas judiciales, según le comunicaron a la familia de "Manana" los abogados que tienen en España.

"Manana" recordó que su padre, Luis de Cárdenas y de Cárdenas, le pidió en 1964 que en la medida de lo posible tratase de recuperar los títulos familiares que por diversas circunstancias, incluido el triunfo de la Revolución en Cuba en 1959, estaban en otras manos.

De los tres títulos que reclamó, solo falta sentencia firme en uno de los casos, el marquesado de Bellavista, que "Manana" le disputa a Alicia Koplowitz, una de las mujeres más ricas de España.

Alicia Kolpowitz es la tía de Alicia Alcocer Koplowitz, que acaba de perder el título de marquesa de Campo Florido, pues el Tribunal Supremo consideró que "Manana" tiene "mejor derecho" sobre el mismo.

En 2018, la centenaria radicada en Coral Gables, una ciudad residencial aledaña a Miami, recuperó por la vía judicial otro marquesado, el de Almendares, que estaba en poder de Miguel Mariano Freite Gómez.

El hijo de "Manana", que es el delegado en Miami de la Maestranza de Caballería de La Habana, una corporación nobiliaria fundada en 1709 y restablecida recientemente como asociación sin ánimo de lucro, subrayó que la familia confía en recuperar también el marquesado de Bella Vista.

La semana pasada "Manana" fue la anfitriona en su casa de Coral Gables de una ceremonia de investidura de los nuevos caballeros y damas de la Maestranza de Caballería de La Habana, bajo la presidencia de su secretario general, Manuel María Rodríguez de Maribona y Dávila, conde de Alba.

La centenaria, una mujer lucida y de gran afabilidad, obtuvo la nacionalidad española en 2018.

En una entrevista con Efe en 2018, "Manana" recordó que cuando era niña le decía a su madre que quería ser sevillana como ella y su madre le respondía que era "mitad y mitad".

Su familia tanto en Cuba como en Miami, donde se radicaron después de la Revolución, nunca dejó de sentirse española.

"Muchos españoles -dice- no son conscientes de la suerte que tienen de pertenecer a una nación generosa y comprometida como pocas, donde sus gentes son tan encantadoras y la calidad de vida incomparable", subrayó.