Argentinos marcharon en apoyo a Cristina Fernández luego del fallido atentado en su contra

·2 min de lectura

La Plaza de Mayo de Buenos Aires fue el epicentro de las multitudinarias manifestaciones que se realizaron este viernes en muestra de apoyo a la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner luego de ser víctima de un intento fallido de asesinato a las afueras de su residencia particular en la noche del jueves.

“Basta de odio”, esa fue la consigna de las cientos de personas que salieron a las calles de Buenos Aires, la capital argentina, en muestra de apoyo a la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, quien el jueves por la noche fue víctima de un intento fallido de asesinato.

Sindicatos y organizaciones políticas marcharon acompañados de trabajadores de clase media sin ningún tipo de afiliación, estudiantes y profesionales. Todos llenaron las calles argentinas luego de que el Gobierno declarara día feriado en todo el país en muestra de apoyo.

"Esta marcha podría haber sido de otra manera, nadie toma toda dimensión de lo que pasó", reflexionó Gustavo Capra, de 66 años, que vino junto a su esposa y su hija interpelado por "una obligación moral".

Durante la jornada se realizó una lectura de un documento en el que se hizo un llamado a la convivencia. Tuvo lugar frente a la sede de Gobierno, en donde ministros, líderes políticos y sindicales participaron.

"Esta movilización demuestra que estamos en desacuerdo con lo que está ocurriendo, que tienen que parar con el odio y los ataques", dijo Mónica Sucoti, una psicopedagoga y docente de 71 años aferrada a una bandera argentina.

Reacción Internacional

El hecho se presentó en frente de la casa de la vicepresidenta en Buenos Aires, en la noche del viernes 1 de septiembre, y tan solo unos minutos después de conocerse el suceso por medio de un video que se viralizó en redes sociales, varios líderes latinoamericanos mostraron su apoyo a Fernández en su cuenta de Twitter.

El presidente de Cuba Miguel-Díaz Canel, su hómologo, Nicolás Maduro, de Venezuela el expresidente de Brasil Luis ‘Inacio’ Lula Da silva y el mandatario de Bolivia, Evo Morales, fueron los primeros en reaccionar.

Líderes políticos de Argentina, funcionarios estadounidenses y el papa Francisco, quien también es argentino, también se pronunciaron.

"Creo que todos los que somos políticos tenemos que ser conscientes de la violencia que provocan los que no saben vivir democráticamente", dijo en rueda de prensa el favorito de las encuestas de intención de voto en la carrera presidencial de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva.

Las autoridades arrestaron a un hombre brasileño de 35 años, identificado como Fernando Andrés Sabag Montiel, pero aún no han determinado el motivo del ataque, que dejó ilesa a Fernández de Kirchner.

El intento fallido de magnicidio evidencia el estado de polarización total que vive la nación del Cono Sur, sobre todo después de que Fiscalía hiciera un pedido de 12 años de prisión para la exmandataria por presunta corrupción, lo que ha desembocado en las últimas semanas en choques entre sus seguidores y detractores.

Con AP y Reuters