Argentina reconoce el estatus especial de Jerusalén y lamenta la medida unilateral

En la imagen un registro del ministro de Relaciones Exteriores de Chile, Heraldo Muñoz, quien señaló en su cuenta de Twitter que el Ejecutivo "considera que Jerusalén es una ciudad con un estatus especial según las Naciones Unidas". EFE/Archivo

Buenos Aires, 6 dic (EFE).- El Gobierno de Argentina reconoció hoy el estatus especial de Jerusalén y lamentó que "medidas unilaterales" puedan modificar lo establecido por la ONU, tras el anuncio de Estados Unidos de trasladar allí su embajada desde Tel Aviv, reconociendo en ella a la capital de Israel.

Mediante un comunicado difundido por el ministerio de Relaciones Exteriores argentino, el Gobierno de Mauricio Macri mostró su apoyo al régimen internacional especial de la Ciudad Santa "conforme lo establece la Resolución 181 (1947) de la Asamblea General de las Naciones Unidas".

Quiso apoyar además el "libre acceso, visita y tránsito sin restricción" a los Lugares Santos de las tres religiones monoteístas del país árabe: el judaísmo, el cristianismo y el Islam, por lo que lamentó "medidas unilaterales que pudieran modificar" el estatuto especial.

Este miércoles, el presidente estadounidense Donald Trump comunicó su decisión de trasladar la embajada de su país desde Tel Aviv a Jerusalén en unos años, reconociendo así a Jerusalén como la capital de Israel.

Tras la anexión israelí de la parte oriental de la ciudad en 1980, la ONU llamó a la comunidad internacional a retirar sus legaciones de la Ciudad Santa, por lo que Estados Unidos se convierte con esta acción en el único país del mundo en reconocer esta urbe como capital.

La cartera argentina quiso también recordar su posición en favor de hallar una solución de "dos Estados conviviendo pacíficamente" y "en forma respetuosa".

El gobierno del país austral reconoció el derecho del Estado israelí "a vivir en paz junto a sus vecinos, dentro de fronteras seguras e internacionalmente reconocidas", así como el derecho del pueblo palestino "a constituir un Estado libre, independiente y viable en base a las fronteras de 1967".

Las Naciones Unidas, la Unión Europea, el Reino Unido y los principales países árabes, entre otros, rechazaron la decisión de Trump, recibida con profundo agradecimiento en Israel y gran irritación en Palestina.

Los palestinos reclaman la parte oriental de la urbe, Jerusalén Este, como capital de su futuro Estado independiente.

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines