En Argentina, miles de personas vuelven a salir a las calles contra la pobreza

·3 min de lectura

Decenas de miles de personas, miembros de organizaciones sociales y de partidos políticos de izquierda, se manifestaron en la capital argentina, Buenos Aires, para exigir al gobierno más ayudas económicas, así como un aumento de los subsidios, para hacer frente al creciente número de personas en situación de pobreza. La inflación en Argentina ronda el 60% anual.

La ira social sigue tomando fuerza en Argentina. Ante el aumento galopante de los precios, que hunde a cada vez más personas en la pobreza y la pobreza extrema, el jueves 9 de junio se desarrollaron manifestaciones con miles de personas en las calles de la capital, Buenos Aires.

Los manifestantes desfilaron para exigir ayudas estatales, ya que las decididas hasta ahora se consideran insuficientes.

Miles de miembros de los colectivos que conforman la Unidad Piquetera, una agrupación que engloba a organizaciones sociales, partidos de izquierda y grupos de diversos sindicatos, marcharon desde la periferia sur, norte y oeste de la capital, en columnas de personas que atravesaron toda la ciudad, antes de detenerse frente al Ministerio de Desarrollo Social.

Una de las principales reivindicaciones se refirió al problema del hambre, que no cesa de incrementarse en el país.

"Este es un país productor de alimentos, producimos para 400 millones de personas y acá somos 47 millones. No puede ser que haya familias que hoy no pueden poner un plato de comida digno en su mesa", afirmó a la agencia de noticias AFP, Silvia Saravia, coordinadora de la organización Barrios de Pie.

Según la dirigente, el ministerio de Desarrollo Social incumplió con su promesa de asistir mensualmente a los comedores populares y a mejorar la calidad y cantidad de alimentos.

Saravia insistió en que "hay una situación gravísima, por el deterioro de los ingresos por la inflación. La inflación sobre los alimentos es superior a la inflación promedio", advirtió.

"Hay un plan de ajuste en marcha y la mayoría del pueblo lo estamos padeciendo", aseguró.

Las consecuencias de la guerra en Ucrania han agravado una situación ya preocupante

Como muchos países del mundo, Argentina se ve afectada por las consecuencias de la guerra en Ucrania.

En marzo, los precios de los alimentos subieron un 7,2%, el agua y la electricidad un 7,7% y los precios de la ropa un 10,9%... La inflación alcanzó el 16,1% en el primer trimestre y el 55,1% en los últimos doce meses, una de las tasas más altas del mundo.

Si las consecuencias de la guerra en Ucrania son uno de los factores que pueda explicar esta inflación, ésta no es la única responsable. La situación social del país ya se había considerablemente agravado por la pandemia de Covid-19.

Aunque la tasa de crecimiento del 10% del año pasado mostró una mejora, Argentina vive, en términos más generales y sobre todo desde la "gran crisis económica" de 2001, de la que todavía no ha podido recuperarse, bajo el yugo de deudas descomunales.

En 2018, con el país sumido en la recesión, el Gobierno del entonces presidente, Mauricio Macri, pidió un préstamo sin precedentes de más de 45.000 millones al Fondo Monetario Internacional (FMI), que se deberá ser devuelto en 2024.

Desde entonces, Argentina vive cada vez más al ritmo de los pagos de la deuda. Y los préstamos solicitados van además acompañados de medidas de austeridad exigidas por los acreedores.

Eduardo Belliboni, dirigente del Polo Obrero, afirmó a la agencia de noticias AFP que "la situación social se agrava a partir del ajuste y del acuerdo con el Fondo Monetario Internacional que el gobierno ha firmado, estableciendo prioridades que no son las del pueblo argentino".

AFP

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente