En Argentina, familiares y víctimas del atentado a la AMIA conmemoran 28 años del ataque

·3 min de lectura

Este lunes, parte de la comunidad judía de Argentina conmemoró el aniversario número 28 del atentado en contra del edificio de AMIA con una bomba en 1994, en el que murieron 85 personas. Este hecho ha sido catalogado como uno de los mayores atentados terroristas en la historia de Argentina y el mayor ataque a judíos fuera de Israel. Hasta la fecha no se tiene claridad sobre las razones del atentado y tampoco se ha capturado a los responsables.

Pidiendo "memoria y justicia", cientos de personas se reunieron a las afueras de las nuevas instalaciones de la Asociación Mutua Israelita de Argentina (AMIA), ubicada en la calle Pasteur en Buenos Aires. La edificación original fue destruida con un carro bomba el 18 de julio de 1994, exactamente hace 28 años.

Luego de dos años de pandemia y homenajes virtuales, la conmemoración se volvió a realizar de forma presencial. Con carteles que tenían imágenes de las víctimas, la comunidad judía en Argentina pidió justicia por el atentado y criticó a la fiscalía que está a cargo de la investigación.

Hasta el momento no se ha efectuado ninguna captura de los responsables de los hechos, que dejaron como saldo 85 muertos y más de 300 personas heridas.

La comunidad judía en Argentina es una de las más grandes fuera de Israel, se estima que alrededor de 300.000 personas pertenecen a esta, siendo la más grande de América Latina.

Una investigación sin ningún resultado

En el 2004, el entonces presidente argentino Néstor Kirchner creó una fiscalía especial para el caso AMIA, como resultado, en el 2006 el fiscal acusó al Gobierno de Irán de organizar el crimen y al partido Hezbolá del Líbano de ejecutarlo. La investigación fue realizada con ayuda de la inteligencia estadounidense e israelí.

La fiscalía especializada aseguró que había identificado a Ibrahim Hussein Berro, un ciudadano libanés y miembro de Hezbolá, como el autor material del atentado, siendo el conductor suicida del carro bomba, sin embargo, 12 años después, el FBI realizó otro análisis del ADN del cadáver y estableció que no coincidía con esa identificación.

Luego de recibir las acusaciones, el Gobierno de Irán negó estar involucrado en el atentado. En Argentina, la justicia de ese país imputó a ocho funcionarios iraníes y a uno libanés, emitiendo una alerta roja de Interpol, sin embargo, hasta el momento no hay ninguna captura.

"Los canallas, miserables y asesinos siguen disfrutando de su vida diaria, paseando por el mundo con total libertad", dijo Amos Linetzky, actual presidente de la AMIA en el aniversario del atentado terrorista de este lunes.

Ali Rafsanjani, presidente iraní de ese entonces, también fue acusado en la investigación. Cada año, Argentina pide justicia en la asamblea general de las Naciones Unidas para que Teherán acepte los hechos y los sospechosos puedan ser interrogados por jueces argentinos.

En 1992, otro ataque terrorista destruyó la embajada de Israel en Buenos Aires, dejando a 29 personas muertas y 200 heridas. Sobre este hecho, tampoco se ha hecho justicia.

Los familiares de las víctimas siguen pidiendo respuestas

Aunque no se han logrado esclarecer las causas exactas del atentado de 1994, existe la teoría de que Argentina fue seleccionada como blanco del ataque luego de conocerse la decisión del Gobierno argentino de suspender un acuerdo de transferencia de tecnología nuclear a Irán.

El último movimiento de la investigación fue en 2019, cuando la Oficina del Tesoro de Estados Unidos acusó al ciudadano colombiano Salman Raouf Salman, presuntamente miembro del Hezbolá, de ser el coordinador del atentado. La Oficina ofreció una recompensa de siete millones de dólares por información, sin obtener ningún resultado hasta el momento.

Este caso ha sido marcado por polémicas, acusaciones y ninguna respuesta a un sinfín de interrogantes. 28 años después, los familiares de las víctimas solo piden que se sepa qué fue lo que verdaderamente ocurrió.

Con AP, AFP y medios locales

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente