Argentina cierra campañas para unas legislativas con mucho en juego

·4 min de lectura

El próximo domingo 14 de noviembre el país sudamericano celebrará unos comicios para renovar bancas de diputados y senadores. Luego del revés en las PASO, el oficialismo necesita remontar una desventaja nacional para no perder su quórum; mientras que la oposición es optimista de repetir los resultados de septiembre pasado. La votación llega en un contexto de complicaciones económicas, inseguridad y falta de propuestas de los candidatos.

Argentina transita la veda electoral luego de que los frentes electorales cerraran el jueves sus campañas políticas para lo que será la votación del próximo domingo, donde se definirán 127 nuevas bancas en la Cámara de Diputados –en total suman 257- y 24 de 72 en el Senado.

Tanto el Frente de Todos –espacio oficialista- y Juntos por el Cambio –opositor-, los dos partidos que polarizan la votación, tuvieron sus actos en localidades de la Provincia de Buenos Aires, principal distrito por su cantidad de habitantes y bastión peronista que solamente pudo ser gobernado por los amarillos entre 2015 y 2019.

Si bien estas elecciones de medio término no son necesariamente premonitorias para las generales (el kirchnerismo perdió en 2009 y 2017 con Néstor Kirchner y Cristina Fernández como candidatos, respectivamente, y luego ganaron las presidenciales dos años después), puede ser un golpe sensible para un Gobierno que se vio envuelto en un crudo choque interno tras el tropezón en las PASO de septiembre, que derivó en cambios dentro del gabinete.

Las votaciones llegan en el marco de dificultades económicas profundas, con un dólar que superó los 200 pesos argentinos, hechos violentos de inseguridad –pese a tener una de las tasas delictivas más bajas de la región- y donde ninguno de los candidatos ha trazado soluciones en sus propuestas de campaña y apelaron más al aspecto emocional.

Si se repiten los resultados de las primarias donde el oficialismo cosechó poco más del 30% contra el 40% del principal opositor, corre riesgo de perder el quórum propio en el Senado y reduciría su representación en Diputados hasta quedar emparejado con Juntos por el Cambio.

El oficialismo apeló a sus principales figuras para defender su mandato

Tanto Victoria Tolosa Paz como Leandro Santoro, candidatos del Frente de Todos en la Provincia y Ciudad Autónoma de Buenos Aires respectivamente, quedaron en un segundo plano en el acto que se desarrolló en la ciudad de Merlo.

En el multitudinario evento quienes tomaron el centro de la escena fueron el presidente Alberto Fernández, el gobernador bonaerense Axel Kicillof y la vicepresidenta Cristina Fernández, recién salida de una operación quirúrgica.

Alberto Fernández manifestó que el país, pese a los contratiempos, avanza según lo estipulado, aumentando la producción nacional y el empleo. “Vamos a tratar de dar pasos firmes para que ese crecimiento llegue a cada argentino y cada argentina”, manifestó.

Esa progresiva recuperación y la masiva vacunación contra el Covid-19 fueron los dos fundamentos principales que Fernández utilizó para reivindicar la actual gestión gubernamental.

Además, el jefe de Estado criticó a la oposición, responsable según él del oneroso endeudamiento que padece Argentina desde la etapa de Mauricio Macri en el poder. “Estábamos sumidos en una deuda impagable, con pymes cerradas, sin Ministerio de Salud ni Trabajo. Ese es el país que nos dejaron los que dicen que ahora van a resolver todos los problemas”, aseveró.

La oposición se mostró confiada en repetir la victoria

En La Plata, capital bonaerense, los candidatos Diego Santilli y Facundo Manes condujeron el cierre de campaña de Juntos por el Cambio, que apeló a mensajes emotivos para llegar a los votantes.

“¡Vamos a volver!”, fue el estridente grito que pronunció Santilli, quien encabeza la lista del frente opositor. También aseguró que se discutirá qué tipo de país se perfila, si uno “con progreso o con estancamiento, con libertad u opresión”.

El foco principal del discurso estuvo dirigido a la mala situación económica que vive Argentina, que registra una alta inflación y una tensión cambiaria por el aumento del dólar, que bate récords históricos cada día

También fue crítico de la inseguridad luego de un caso emblemático donde un kiosquero fue asesinado a tiros en Buenos Aires e hizo hincapié en la necesidad de reformar el código penal.

Por su parte, la candidata en la Ciudad de Buenos Aires, María Eugenia Vidal estuvo junto al jefe de gobierno Horacio Rodríguez Larreta y el expresidente Macri en el barrio porteño de Recoleta, una de sus comunas más devotas. La victoria de la exgobernadora de la provincia no está en dudas, ya que CABA es el corazón de los amarillos, donde llevan más de 12 años en el poder.

Juntos por el Cambio, que durante su mandato presidencial fue hacedor de una política de despidos y ajustes, reflotó semanas atrás el polémico proyecto para eliminar las indemnizaciones para las personas que son despedidas de su trabajo, uno de los puntos más machacados por el oficialismo.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente