La arena del Sáhara llega a los Pirineos y tiñe la nieve de naranja

La tarde del pasado 14 de marzo los cielos del sureste de España se teñían de un llamativo color naranja debido al polvo en suspensión transportado por la borrasca Celia desde el desierto del Sáhara. Este inusual episodio de calima se extendía después por buena parte de la Península Ibérica y las islas Baleares y ha llegado también hasta los Pirineos.

La calima ha provocado que gran parte de España se haya cubierto de arena, que se acumula en las calles, los coches o las terrazas de numerosos pueblos y ciudades. Este hecho también se ha producido en los Pirineos y por ello la nieve de la cordillera se ha teñido de un sorprendente naranja.

Las espectaculares imágenes de la nieve de color naranja se han podido ver tanto en el Pirineo catalán como en el aragonés y también al otro lado de la frontera en la parte francesa de la cordillera. Algunos amantes del esquí han tenido la oportunidad de practicar su deporte favorito sobre esta estampa insólita. En estas fotografías se puede ver el estado que tenía la estación de Piau-Engaly, cerca del túnel de Bielsa.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente