Del Arco le pone "mambo italiano" a "La señora y la criada" de Calderón

El actor y director teatral Lluís Homar, responsable de la Compañía Nacional de Teatro Clásico (CNTC) . EFE/Robin Townsend/Archivo

Madrid, 4 dic (EFE).- Su referente ha sido la pareja Sofía Loren y Marcello Mastroianni en "Divorcio a la italiana" y por eso Miguel del Arco ha querido para su primer Calderón, la comedia palatina de enredos "La señora y la criada", copiar aquella corriente de "mambo" que había entre ambos, ese mordiente "sexual" que abrasaba.

La Joven Compañía Nacional de Teatro Clásico (JCNTC) pondrá en escena, dirigida por Del Arco, "La señora y la criada" a partir del 10 de diciembre en el Teatro de la Comedia, sede de la Compañía Nacional de Teatro Clásico (CNTC), que dirige Lluis Homar.

"Calderón es inconmensurable. La CNTC ha hecho 'La vida es sueño' y 'El gran mercado del mundo" y ahora esta comedia de enredos. Ayer vi el ensayo y estoy muy feliz. Que en los tiempos que corren haya espacios así es algo nada fácil", ha señalado Homar.

Del Arco ha explicado que el encargo de dirigir su primer Calderón de la Barca lo recibió de la antecesora de Homar, Helena Pimenta, y que él decidió decantarse por "La señora y la criada" porque nada más empezar a leerlo "soltó tres carcajadas".

"Es la primera vez además que hago una comedia total. En estos tiempos no hay nada más trascendente que la carcajada. El armazón es absolutamente intrascendente pero su escritura es de una belleza fulgurante", ha apuntado.

Dos parejas protagonistas, de criadas y señoras y sus "respectivos", comparten enredos, confusiones y ejercicio de la libertad en Mantua y Parma, dos localizaciones que a Calderón, según Del Arco, seguramente le permitieron evitar el encorsetamiento de las normas sociales de los Habsburgo y sortear la censura.

"No es la misma comedia de siempre, con la misma estructura y situaciones. Me sorprendieron los personajes femeninos y que el honor tuviera poco que ver aquí, que lo que mande es el amor, el desamor y el sexo, el puro furor", ha indicado Del Arco a quien también le ha parecido "singular" que ningún papel "fuera bobo, sino todos estupendos, inteligentes y razonables".

La versión, que firma Julio Escalada aunque Del Arco ha colaborado "muy activamente" en ella, mantiene la ambientación en Italia pero sitúa la acción en los años 50/60, "primero porque la época -vestuario y decorados- es muy cara y luego porque le da un toque de exotismo".

En cuanto al texto, han sustituido algunos versos "de castellano demasiado antiguo" por otros y han logrado, ha presumido Del Arco, un resultado "brillantísimo".

"He intervenido en el texto con el máximo respeto y a la vez con licencias, lo que significa muchísimo trabajo para no ser contradictorio. Es una comedia vodevilesca con un ritmo apabullante y hemos tocado algunas escenas para potenciar la comicidad de algunos personajes, además de 'intervenir' el final porque el de Calderón era demasiado abrupto", ha precisado Escalada.

Han querido ser "muy gamberros" a la hora de "plantear las músicas", que "miran" hacia Italia y hacia aquella época, pero toda la estructura es "férrea" y respetuosa con el original.

El personaje de la criada, Gileta, lo interpreta Alba Recondo, un personaje, ha dicho Del Arco, "inusual porque es sexualmente muy activo y se rebela contra la vida que está llevando con su marido, algo que se afronta con cierto gamberrismo".

"Ha sido un proceso maravilloso de placer, vida y risas. Hemos trabajado y disfrutado mucho con libertad absoluta", ha indicado Recondo.

Aisa Pérez, como la señora, Flor, ha destacado que las protagonistas son mujeres "con la voluntad de seguir sus deseos y que acaban metiéndose de forma muy inteligente y estratégica en el enredo".EFE

cb/aam