Aragonés critica en Le Figaro la utilización política de cumbre de Barcelona

París, 18 ene (EFE).- El presidente de la Generalitat de Cataluña, Pere Aragonés, ha criticado lo que considera "utilización política que hace el Gobierno español" de la cumbre hispano-francesa de mañana jueves en Barcelona.

La protesta en la que participará su partido, ERC, no es "contra la cumbre en sí misma, sino contra el discurso del Gobierno español", señala Aragonés en una entrevista con el diario francés Le Figaro, disponible ya en digital y que aparecerá publicada mañana.

Respecto a algunas declaraciones acerca de que la celebración de la cumbre en Barcelona muestra la superación del "procés", asegura: "Una cosa no ha terminado: es la lucha democrática y pacífica para obtener la independencia de Cataluña".

Aragonés recalca que "hay una parte suficientemente sólida de la sociedad catalana que defiende que el independentismo es el proyecto político capaz de liberar nuestro país".

Preguntado por las medidas legales aprobados por España en los últimos meses, como los indultos a los líderes del "procés" condenados o la reforma penal que eliminó el delito de sedición, señala que hay "una batalla interna en el seno del poder judicial español, en el que una parte rehúsa aceptar las decisiones votadas por el Parlamento español" con motivo de las últimas decisiones sobre el caso del expresidente Carles Puigdemont.

"Un juez critica la reforma del Código Penal. ¡Es insólito! La reforma del Código Penal es clara y debe ser aplicada tal como se ha votado", insiste.

Sobre la cuestión de que los partidarios de la independencia en Cataluña no son una amplia mayoría, Aragonés responde que "el principio de un referéndum (de autodeterminación) recibe un consenso mucho más amplio".

"Por ello propongo que elaboremos un acuerdo claro que defina con qué condiciones todas las partes aceptarían un voto sobre la independencia de Cataluña, sobre la relación con España, y el reconocimiento del resultado", explica.

"Creo que es la forma de reglar los conflictos territoriales en una sociedad profundamente europeísta", insiste el presidente catalán.

(c) Agencia EFE