Aragonès, sobre la reforma del delito de sedición: "Es un acuerdo con el Estado"

El presidente de la Generalitat Pere Aragonès (Photo: Europa Press News via Getty Images)
El presidente de la Generalitat Pere Aragonès (Photo: Europa Press News via Getty Images)

El presidente de la Generalitat Pere Aragonès (Photo: Europa Press News via Getty Images)

El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, ha valorado este viernes de forma muy positiva la intención del Gobierno de reformar el delito de sedición para convertirlo ahora en uno de “desórdenes públicos agravados”, cuya pena máxima será de cinco años de prisión y hasta ocho de inhabilitación.

“Este acuerdo muestra que perseverar en tus objetivos da frutos y que perseverar en tus ideas sirve para llegar a acuerdos. Es un paso importantísimo para conseguir el objetivo de pone fin a toda forma de represión en Cataluña pero aún queda camino por recorrer”, ha dicho en una solemne comparecencia en la Galeria Gòtica del Palau de la Generalitat.

El ‘president’ cree, eso sí, que todavía faltan “más pasos” para avanzar en la desjudicialización del conflicto catalán y en “la necesidad” de que la ciudadanía decida su futuro político. “Trabajaremos para culminar el fin de la represión y hacer que la gente vuelva a votar sobre el futuro político del país”, ha añadido.

“No es una moneda de cambio”

Aragonès asegura que esta decisión tomada por el Gobierno es fruto de “un acuerdo” entre la Generalitat y el Gobierno, y ha defendido que ayuda a los condenados por el 1-O, ya que, si el Tribunal Supremo consideró que los hechos de 2017 no eran desórdenes públicos sino que eran sedición, ahora “no cambiará de opinión”.

A su vez, considera que la reforma del delito de sedición allana el camino de los procesados, condenados y acusados por el procés. El delito de sedición actual, a su juicio, “está alejado de los estándares europeos e internacionales, como nos han recordado el Consejo de Europa y organizaciones de la ONU”.

Por último, Aragonès ha negado que la reforma de la sedición sea una moneda de cambio para que ERC apruebe los Presupuestos del Gobierno en el Congreso. “No es un acuerdo de partidos, esto no va de partidos ni de siglas ni de alianzas parlamentarias coyunturales. Lo que avanza son los derechos y las libertades”, ha zanjado.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

También te puede interesar...